Hoy

Los niños quieren la creación de un centro de ocio en la ciudad

Una veintena de colegios participó en el pleno infantil con motivo del Día Universal del Niño. :: jorge rey
Una veintena de colegios participó en el pleno infantil con motivo del Día Universal del Niño. :: jorge rey
  • Cuestiones de seguridad vial, limpieza y estado de los parques, alumbrado y empleo ocuparon el pleno infantil

¿Qué hay dentro de la cabeza de un niño? Uno, desde fuera, puede pensar que en su imaginario solo existen balones, chuches o infinitas tardes de juegos. Y todo eso está, por supuesto, pero también comparten muchas preocupaciones sociales y ciudadanas. Una veintena de niños procedentes de colegios públicos y concertados de la ciudad formularon ayer una batería de preguntas en el pleno infantil, una cita con la que se conmemora el Día Universal del Niño.

Valentín Pacheco, teniente de alcalde, fue el encargado durante una hora de ir respondiendo a cada una de las dudas planteadas por estos niños de once años, todos de 6º de Primaria. Entre las propuestas de todo tipo, brilló una: la necesidad de dar respuesta al ocio infantil y juvenil. Hasta tres veces surgió la idea de que el Ayuntamiento se debería implicar en la creación de un centro de ocio, un proyecto esbozado en más de una ocasión pero nunca concretado. Álvaro Puerto, un alumno del Castra Caecilia, sacó el tema ante el vacío al que se enfrentan los niños a medida que se van acercando a la adolescencia. También María Añover, del Giner de los Ríos y Javier Muriel, del Licenciados, quemaron su cartucho con este tema. Pacheco llegó a decir que este recurso «se necesita como el comer», aunque argumentó que se necesita la participación de empresas privadas para que levanten estos proyectos y los sustenten económicamente. Sobre la posibilidad de que este centro sea público y con financiación municipal dijo que «puede ser el día de mañana». Recordó las antiguas salas recreativas, en las que los niños de los años 70 y 80 pasaban la tarde jugando a los billares o al pin-pon, una iniciativa sin tirón en estos días.

Los parques son también otro de los espacios naturales de los más pequeños. Hubo varias preguntas acerca de la situación de los mismos y de las zonas verdes, como la de Andrés Vicente, del María Auxiliadora, que se planteó lo poco iluminado que está el parque de las proximidades de este centro. Pacheco tomó nota.

Carril bici

Dos alumnos de cada centro acudieron a esta reunión, y aunque solo pudo participar uno, llevaban preparadas un buen número.

La actualidad de la ciudad tampoco se quedó fuera de este cuestionario escolar. Sara Jalal-Alhanafi, del Prácticas, puso sobre la mesa la oleada de atropellos que se han dado en los últimos días en Cáceres, a lo que Pacheco dijo que se tomarán medidas, pero recomendó ser cuidadosos al pasar y tener especial atención en no ir manipulando el móvil cuando se cruza. Adrián Tato, del colegio San José, planteó el porqué de la subida del precio del autobús y el aumento de la zona azul. El teniente de alcalde explicó que «los servicios cuestan dinero» refiriéndose al autobús, y que la zona azul «es beneficiosa para el tráfico».

María Bermejo, de las Carmelitas, planteó una mayor seguridad en pasos de cebra, más fuentes en el Parque del Príncipe y carriles bici. Pacheco aseguró que retomará el proyecto del carril bici en Cánovas.

El precio del agua, la presencia de los graffitis no artísticos, el alumbrado público (que se enciende demasiado temprano, según apuntó ayer una niña), la necesidad de fomentar el deporte base, el paro y las familias con pocos recursos o la accesibilidad para niños con discapacidad fueron otros de los temas que fueron dando contenido a este especial pleno.