Hoy

El AVE y Portaje, las obras sin acabar más costosas del Estado en Cáceres

4
4
  • El nuevo Gobierno central también tiene pendiente hacer la reforma del Museo de las Veletas y una nueva depuradora de aguas

Varios ministros del nuevo Gobierno de Rajoy tienen cuentas pendientes con Cáceres. Algunas son viejos proyectos muy conocidos durante bastantes años ya sin que se hayan hecho realidad aún, como la plataforma ferroviaria del futuro AVE, y ahora se encuentran con nuevos responsables ministeriales, en este último caso Íñigo de la Serna.

Otras son inversiones que siguen con los mismos ministros del anterior equipo, como el trasvase de Portaje, competencia de Ministerio de Medio Ambiente, a cuyo frente continúa Isabel García Tejerina, quien debe hacer otra costosa inversión, la nueva depuradora de aguas residuales, que ya cuenta con anteproyecto.

La reforma del Museo de Cáceres es otra de las inversiones largamente esperadas, desde hace más de 20 años, y está a punto de ser contratado la redacción del proyecto técnico. El AVE y el trasvase son las obras sin acabar más costosas del Estado en Cáceres.

No es probable que sea la mayor preocupación o prioridad que se encuentre en su agenda de trabajo el recién estrenado ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, pero sí lo es para los extremeños y los cacereños en particular. Las obras de la plataforma ferroviaria para que pueda circular un tren de alta prestaciones entre Plasencia y Badajoz no podrán estar finalizadas en la provincia de Cáceres ni este año ni probablemente el próximo, porque hay tramos por terminar y algunos trabajos acaban de adjudicarse, como el del ramal norte que permitirá conectar la plataforma del futuro AVE, que termina a la altura de Casar de Cáceres, a unos 13 kilómetros de la estación de Renfe de Aldea Moret, con la vía convencional. Se ha adjudicado a una empresa por 1,7 millones de euros. El acceso a Plasencia también se acaba de adjudicar por 16,8 millones de euros.

Cuando finalicen todas las obras pendientes habrá que instalar las vías, la señalización, los sistemas de comunicaciones y hacer las correspondientes pruebas, con lo que es posible que hasta 2019 no haya tren rápido entre Plasencia y Badajoz. Luego está por ver cómo continúa la inversión del Estado para el auténtico AVE, que requiere la electrificación, la doble vía con el ancho internacional y los demás requisitos técnicos.

Hay que recodar, además, que Cáceres capital tiene pendiente definir su futura estación del AVE y su ubicación, con la disyuntiva entre mantenerla donde está o en los Arenales, en el cruce de la autovía de la Plata y la carretera de Malpartida. En el caso de mantener la estación en su lugar actual, hay peticiones de que sea soterrada, con el alto coste que ello requeriría, o trasladarla a las inmediaciones, junto a Carrefour. El actual Gobierno municipal, del PP, es partidario de la ubicación en el cruce de los Arenales.

Pero la nueva estación y la propia llegada AVE se presentan con un horizonte que sobrepasa incluso el previsible tiempo del mandato del actual ministro De la Serna, quien al menos deberá conseguir la puesta en marcha del tren rápido entre Plasencia y Badajoz, aunque también garantizar la continuidad de las inversiones para alcanzar ese objetivo final de la alta velocidad en la línea Madrid-Badajoz.

A Íñigo de la Serna también habrá que recordarle la petición de colaboración económica que lanzó a Fomento, a su anterior titular, Ana Pastor, el presidente de la Junta con el fin de construir la Ronda Sureste. Esta vía, todavía en fase de redacción del proyecto, tiene un coste de 31,6 millones de euros para un primer tramo comprometido, entre la carrera de Trujillo y el acceso a la Charca Musia. El grupo socialista del Congreso de los Diputados también ha pedido a través de la proposición no de ley la colaboración económica del Estado con esta obra.

Otra infraestructura viaria que afecta a la ciudad es la variante de Malpartida de Cáceres, cuyo proyecto técnico ha superado este verano el período de exposición pública. Los presupuestos generales del Estado de 2016 incluyen una partida de 1,2 millones para la variante, con una proyección adicional para 2017 de un millón más que podría permitir el comienzo de los trabajos.

Hay otro ministerio que tiene pendientes con Cáceres inversiones igualmente millonarias, aunque no ha cambiado de titular. Se trata de Agricultura y Medio Ambiente, cuya Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) todavía no ha terminado la que parece una obra eterna e interminable: el trasvase de agua de Portaje.

La obra comenzó en 2007 tras se adjudicada por 40 millones de euros. Los presupuestos del Estado de 2015 reservaron otros 8 millones y los del presente ejercicio 9,2 millones más, con una previsión de incluir 4,2 millones en 2017. Lo último que dijo la CHT, por boca de su presidente, Miguel Antolín, con motivo de una visita a Cáceres el pasado mes de julio, es que el trasvase estaría terminado el próximo año una vez se resuelvan problemas técnicos relacionados con las conducciones a su paso por el río Tajo y el suministro de la energía. Hay que recordar que la previsión inicial era que estuviera acabada en 2010 y han pasado ya seis años.

A Medio Ambiente también le corresponde llevar a cabo, a través de la CHT una inversión largamente esperada y nunca satisfecha: la reforma integral de la Ribera del Marco, un paraje abandonado a pesar de contar desde hace años, desde 2009, con un estudio informativo sobre el conjunto de mejoras posibles en toda la extensión, desde Vegas del Mocho hasta la Charca Musia, recuperación integral que requiere entre 18 y 50 millones de euros, dependiendo de las expropiaciones de terrenos que sean necesarias. Desde 2011 se espera una primera inversión de 6 millones de euros, pero no acaba de llegar.

Depuradora de residuales

Este mismo Ministerio de Medio Ambiente también tiene que construir una nueva depuradora de aguas residuales, o ampliar la actual, con una inversión que podría rondar los 50 millones de euros, aunque los presupuestos generales del Estado sólo contemplan, de momento 4,2 millones, de forma plurianual, desde 2015 a 2017. Ya existe anteproyecto hecho por una empresa en el que se contemplan varias opciones técnicas, entre ellas la ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales, Edar, ubicada en la carretera de Torrejón el Rubio. Es el inicio de un proceso largo hasta que pueda comenzar las obras.

Por su parte, el Ministerio de Cultura tiene pendiente otro proyecto cuyo inicio se remonta a hace más de 20 años: la reforma del Museo de Cáceres. El proyecto técnico está a punto de ser adjudicado y las obras tendrán un coste de más de 8 millones de euros.