Hoy

El centenario de Zamora Vicente recuerda la importancia de su legado bibliográfico en la ciudad

Alonso Zamora Canellada, hijo de Zamora Vicente, asistió a la inauguración del centenario. :: a. méndez
Alonso Zamora Canellada, hijo de Zamora Vicente, asistió a la inauguración del centenario. :: a. méndez
  • Inauguran el itinerario artístico y literario en memoria de este filólogo, cuyo fondo de 38.000 libros permanece desde 1990 en la Casa del Mono

Las celebraciones por el centenario de Alonso Zamora Vicente, que se han desarrollado este 2016, llegan a Cáceres. La memoria de este destacadísimo filólogo, dialectólogo y bibliófilo unido a la ciudad por su legado bibliográfico, se recuerda estos días a través del itinerario artístico y literario que se presentó ayer en la Casa del Mono, el edificio de la parte antigua que alberga los 38.000 volúmenes que configuran este fondo, que adquirió la Diputación de Cáceres en 1988. La biblioteca se inauguró en 1990 y actualmente está dirigida por Adrián Guzmán, que destacó el valor del legado de este estudioso, discípulo de Menéndez Pidal, Américo Castro o Tomás Navarro Tomás.

Ayer, la apertura de los actos que darán cuenta de la trayectoria de Zamora Vicente se convirtió en una glosa de su figura tanto desde el punto de vista profesional como humano. Es Antonio Viudas Camaras el impulsor de estas jornadas. El académico tuvo mucho que ver en la adquisición de estos fondos y se ha empeñado en que en Extremadura haya actos para recordar su figura. «El valor de la biblioteca se multiplica por siete», apuntó en su alocución Viudas Camarasa, que agradeció la colaboración de la Diputación de Cáceres en la organización de estas jornadas que arrancaron ayer con la inauguración de una exposición de cerámica popular que podrá verse hasta el mes de febrero. El catedrático Florencio García Mogollón llevó a cabo la guía por esta muestra en la Casa del Mono. Es una parte de las 1.000 piezas que legó la familia de Zamora Vicente. Desde hoy en la Casa de Cultura de Malpartida de Cáceres tienen lugar mesas redondas y de debates acerca de este estudioso. Cuentan con la presencia de investigadores internacionales provenientes de distintas universidades europeas. El alcalde de Malpartida, Alfredo Aguilera, dio la bienvenida a todos los participantes en este encuentro. El presidente de la Fundación Antonio de Nebrija, Manuel Villa-Cebrino, instó a los cacereños a disfrutar de este recurso, y bromeó con llevárselo si no es así. La consejera de Economía, Pilar Blanco Morales, dio testimonio de su papel en la adquisición del fondo, cuando era vicerrectora de la Universidad de Extremadura.

Alonso Zamora Canellada, hijo de este filólogo, agradeció estos actos en nombre de la familia. «Hay gente que sabe más de la vida de mi padre que yo mismo», destacó.