Hoy

Cartel anunciador. :: hoy
Cartel anunciador. :: hoy

La sala que organizó el número lésbico lo retira por «amenazas»

  • El Instituto de la Mujer encarga un informe jurídico e informa al Observatorio para la Igualdad

La sala Vora, que había organizado para ayer un espectáculo lésbico que ofrecería en su local, decidió retirarlo ante las supuestas «amenazas, denuncias y presiones» recibidas por la Fundación Triángulo de Extremadura y la Asamblea Educativa de Cáceres, tal y como indica su gerente, Javier Gamalie, que decidió sustituir esta cita por otra de carácter también erótico pero no lésbico.

Ambas entidades apuntaron el pasado miércoles al carácter sexista y denigrante con el colectivo LGTBI de este espectáculo. La Fundación Triángulo pidió al Instituto de la Mujer analizar si correspondía la aplicación de la ley de Igualdad para su prohibición. Ayer esta fundación aclaró que esa fue su única postura en este asunto, desvinculándose de cualquier tipo de amenaza o coacción. El gerente del local sostiene que éstas se profirieron a través del portal web de un medio de comunicación y que, al ser denunciadas, fueron eliminadas.

Las dos personas que iban a protagonizar este show, procedentes de Sevilla, decidieron no venir por miedo a no poder desarrollar su trabajo ante posibles protestas y sufrir «daños en la imagen e integridad física» de las mismas. Un comunicado de la empresa organizadora de este número, Martinespectáculos , así lo explicaba. En él lamentaban «la denuncia ilegal» por parte de las dos entidades y defendían la celebración de este show, rechazando cualquier fin sexista. «Es solo un espectáculo erótico como de manera legal y oportuna se hace en miles de discotecas de toda España por muchas empresas de este tipo», detallan, subrayando que este tipo de eventos en los que se incluyen «gogós, stripers o performances», no están prohibidos en ninguna ciudad o localidad española.

Informe jurídico

Desde el Instituto de la Mujer de Extremadura (IMEX) se indica que se ha pedido un informe jurídico para saber exactamente qué situación se ha dado y que se ha trasladado el asunto al Observatorio para la Igualdad del Instituto de la Mujer a nivel nacional, que depende del Ministerio de Sanidad.

Gamalie lamenta lo que considera una «persecución» por parte de la Asamblea Educativa, que ha criticado varias actividades programadas desde principio de curso. También se queja de que otras salas de Cáceres hayan programado actividades de corte erótico y no hayan sido señaladas. Asegura que cuenta con material de otros espectáculos programados en Cáceres en los que de una forma patente se denigraba la figura de la mujer.

La Asamblea Educativa articuló a principios de curso una campaña criticando que en la sala Vora se invite a las chicas a entrada y consumiciones, algo que, a su entender, supone que las mujeres se convierten en reclamo para que acudan varones a este local. «Es un detalle que se tiene con la clientela que viene a esta sala, que es eminentemente femenina», explicaba, visiblemente enojado. Explica que en este local hay una mayoría de mujeres trabajando, equiparadas en derechos y respeto, igual que uno de los miembros del equipo, que es homosexual.

Gamalie apunta en su comunicado que ha recibido el apoyo de otras salas y discotecas de España y «de personas de todas las condiciones sexuales» apoyando esta iniciativa. En el perfil de redes sociales de esta discoteca cacereña podían leerse numerosos apoyos para la organización de este evento. En ellos se hacía hincapié en la legalidad de la sala y de las condiciones para llevar a cabo este espectáculo.