Hoy

Naturaleza que desborda color

Nacho Llanos junto a una de sus obras en la sala de arte Nevacam. :: armando méndez
Nacho Llanos junto a una de sus obras en la sala de arte Nevacam. :: armando méndez
  • Nacho Llanos expone 24 obras a beneficio de la Asociación contra el Cáncer

La vida se impone en cada uno de los 24 cuadros que Nacho Llanos (Cáceres, 1952) expone en la sala de arte Nevacam. La geometría, el color y un figurativismo con un sello muy personal son los hilos que configuran la colección de Llanos, cuyos beneficios se destinarán íntegramente a la Asociación Española de Lucha Contra el Cáncer (AECC) de Cáceres. Al menos un 15% de lo recaudado irá destinado a la investigación y el resto a los distintos servicios que articula esta entidad.

Acuarela y tinta china disparan de lleno contra una enfermedad que está a la orden del día. El propio Llanos superó un cáncer hace cinco años. Ahora, como muchas personas, acude periódicamente a revisiones. «No he tenido que parar mi vida, he hecho vida normal, incluso he llegado a hacer el camino de Santiago dos veces», explica. Pero reconoce que esta enfermedad es para mucha gente un camino espinoso, y que la AECC proporciona ayuda psicológica y otros recursos que ayudan a encajar la situación.

Cuenta Llanos que su pasión por la pintura, que ha llevado a cabo siempre de forma aficionada, ha estado siempre ligada a su vida. Es una afición de días lluviosos y otoñales como los que tenemos ahora. «Cuando hace frío me meto en el chozo, como yo lo llamo, y cuando hace buen tiempo salgo al campo». Se refiere con el chozo a su pequeño santuario de creación, un espacio en donde guarda pinceles y en donde anida la inspiración.

¿Y cómo es la inspiración de Nacho Llanos? Está muy ligada a los colores de la tierra, de una Extremadura que ofrece un sinfín de matices. No es difícil reconocer estampas extremeñas en todo lo que retrata Nacho Llanos. «Quería ofrecer una versión particular de los paisajes de Extremadura», explica en mitad de la sala Nevacam, rodeado por un remolino de estampas. Nacho Llanos domina el color, en estampida, pero también el blanco y negro y los matices. Peces, liebres, setas , cielos y encinas llenan cada una de las obras puestas a la venta de forma solidaria. La geometría se convierte en un elemento más de la obra, con campos ocres roturados de donde salen mariposas, o cuatro encinas convertidas prácticamente en elemento pop sobre un fondo de rayas. Las cuerdas de la ropa con pinzas colgadas son también otro de los leit motiv de la exposición. El autor, delineante y diseñador de prensa ya jubilado explica que durante su vida laboral también pintaba, a pesar de que tenía un trabajo estresante. «Salía las dos de la mañana y estaba allí a las 10,30 de nuevo». Una etapa de mucha exigencia profesional pero que, sin embargo, le ha dejado los mejores recuerdos. Eso sí, siente que su vida está tan llena de cosas que no echa de menos trabajar. «Siempre pienso que como me daba tiempo a mí a hacer tantas cosas cuando trabajaba». Ésta es la cuarta exposición individual que ha llevado a cabo este artista, que ha participado en otras tres de manera colectiva.

Los cuadros se exponen en la sobriedad del lienzo, sin marcos. Nacho Llanos opina que es una forma de acercarse al futuro comprador, para que pueda ajustarse a la decoración de cada hogar. Él tiene en la entrada una de muestra, a modo de inspiración. Ya se han vendido unas cuantas obras.

¿Es este autor amigo de visitar exposiciones y estar al día de lo que se cuece en el ámbito artístico? Asegura que sí. Entre sus más admirados artistas están tres muy diferentes entre sí. Ama a Eduard Hopper, a Vicent Van Gogh y a Miquel Barceló. Heterogeneidad inspiradora. La muestra puede visitarse en Nevacam hasta el próximo 9 de diciembre en horario comercial.