Hoy

García Plata y Sanguino Michel cambian de sentido sin incidentes

Cambio de señales en García Plata de Osma.
Cambio de señales en García Plata de Osma.
  • La modificación pretende terminar con los embotellamientos para acceder a la avenida de Gil Cordero

El tráfico en el entorno de dos vías tan principales de la ciudad como la calle Argentina y la avenida de Gil Cordero ha sufrido un cambio que pretende mejorar la fluidez en toda la zona. Las calles García Plata de Osma y Sanguino Michel iniciaron ayer su nuevo rumbo sin incidentes relevantes, tal y como confirmó la Policía Local y pudo comprobar este medio en las horas centrales del día. La primera de ellas, la más cercana a la Cruz de los Caídos, será de subida, mientras que su paralela, Sanguino Michel, cambia y pasa a ser de bajada, incorporándose los vehículos que la recorran a Gil Cordero. Esta medida afecta de forma colateral a la calle Plus Ultra, que se divide en dos tramos con circulación hacia la derecha y la izquierda para facilitar la incorporación a las vías colindantes.

El motivo de esta remodelación en una zona con alta densidad de tráfico es mejorar el acceso a Gil Cordero, tal y como recordó el concejal de Tráfico Rafael Mateos. Con esta solución se intenta que se diluyan los embotellamientos que registraba la calle García Plata de Osma en el intento de los vehículos por acercarse a Gil Cordero.

Tal y como reconoció Mateos esta iniciativa se puso en marcha ayer, sábado, para comenzar de forma gradual. La medida la han experimentado sobre todo los residentes en estas dos calles, que han tenido que efectuar maniobras diferentes para sacar sus automóviles de sus garajes o para estacionarlos. El lunes será la gran prueba de fuego de movilidad de esta cuadrícula urbana en donde se concentran numerosos comercios y negocios de distinto rubro. El colegio concertado de las Josefinas también imprime presión automovilística a la zona a las horas de entrada y salida de niños. Mateos explicó que, aunque ayer no había supervisado en persona esta operación de cambio de sentido, las llamadas recibidas desde la Policía Local indicaban que todo estaba dentro de la normalidad.

A las doce de la noche del viernes empezó oficialmente este cambio, para el que han tenido que modificarse la señalización vial. Varias vallas indicaban que el acceso estaba prohibido en distintos puntos, para evitar choques.

Lluvias intensas

Este ensayo general se llevó a cabo en mitad de un día de lo más otoñal y lluvioso. Las intensas precipitaciones se prolongaron durante toda la mañana y una buena parte de la tarde. Por momentos estas lluvias fueron muy intensas. Tal vez por ello el tráfico a las horas centrales del día no fue muy abundante, a pesar de la tendencia de muchos cacereños a desplazarse en coche cuando llueve.

Algunos de los que transitaban ayer en vehículo parecían desconcertados por el nuevo sentido de las calles. Ana Sánchez Sánchez, vecina de la localidad de Plasenzuela, a 40 kilómetros, aseguraba que no estaba al tanto de estas novedades, pero que en principio le parecía que la medida le complicaba el acceso a una ciudad «que se está poniendo muy difícil». «Los que venimos de fuera cada vez vamos a tener menos espacios donde dejar el coche», se lamentaba esta mujer. Tampoco parecía estar al tanto María José Martínez, que estimaba que el sentido de estas calles no necesitaba cambios. Lo contaba mientras volvía de recoger unos recambios en una tienda de accesorios para automóviles.

El comercio de la zona se mostraba, en general, satisfecho con estas modificaciones. Vicente Villa es el dueño de una frutería en la calle Argentina. «Esto hay que verlo en día de diario, hoy no hay movimiento». Villa destacaba lo complicada que es la zona por la cantidad de tráfico que se mueve a diario por ella y reconoce que es necesario tomar medidas para hacerlo más fluido. Los aparcamientos están disputados.

Diego Bautista es panadero en el Horno La Tradición, una cafetería-panadería ubicada también en la calle Argentina que se ayer se convirtió en el refugio de varios viandantes ante las precipitaciones. Entre pan y pan de masa madre opina que la primera jornada se estaba dando sin mayor complicación que acostumbrarse a hacer el giro para el lado adecuado. Diego Bautista propone un cambio importante para la calle Argentina, y es el de convertirla en una vía de un solo sentido, ya que cree que hay más tránsito de coches que van desde la Avenida de Alemania a Virgen de Guadalupe por esta calle que los que transcurren en sentido contrario. Una idea que aporta para mejorar la movilidad de la ciudad.

Borja Retamal trabaja en un establecimiento de electrodomésticos situado en la calle Sanguino Michel. «Es un cambio que afectará sobre todo a los vecinos de García Plata de Osma a la hora de incorporarse a Gil Cordero, porque allí, sobre todo al mediodía se formaba mucho tapón». Sanguino Michel, opina Retamal, permite más espacio para acceder a esta avenida. «Y además hay un semáforo donde se paran los coches y se puede girar, creo que el Ayuntamiento ha acertado».

Borja y su compañero, Vicente, trabajan en la reparación de aparatos de gran tamaño como lavadoras. La modificación del sentido de la calle no les afecta a la hora de introducir o sacar estos electrodomésticos en su día a día. Para ellos es solo un pequeño cambio de hábito.