Hoy

Un botellón en el 'Día de las Castañas' deja el Cuartillo repleto de basura

fotogalería

1

  • Cientos de jóvenes, muchos de ellos menores de edad, bebieron alcohol durante toda la jornada del lunes y dejaron el parque lleno de botellas y plásticos

«Esto es una vergüenza, está todo lleno de basura», se lamentaba al mediodía de ayer Enrique Sánchez, que había acudido al Cuartillo a pasar en familia el 'Día de las Castañas', por la festividad de Todos los Santos. Era la primera vez que este cacereño visitaba este paraje de esparcimiento y, desde luego, lo que vio le decepcionó y hasta le indignó: «Es la primera vez que vengo y se te quitan la ganas de volver», explicaba a este periódico sin poder evitar el malestar que le producía la visión de un campo lleno de basura.

La acumulación de desechos generados por los jóvenes que hicieron botellón durante todo el día del lunes en el Cuartillo causó ayer sopresa, quejas e indignación entre muchos ciudadanos que acudieron a este parque de la Diputación para disfrutar de un día de campo, de barbacoa y de convivencia con motivo del 'Día de las Castañas' o simplemente para pasear. «Fíjate, está todo lleno de botellas rotas y hay mucho vídrio», le decía un hombre al amigo con el que pasaba por la zona, lleno de asombro por tal acumulación de basura. Los restos de cristales, por las botellas rotas, eran señalados como un problema especial por algunos padres debido al peligro que presentaban para sus hijos pequeños que ayer jugaban en la zona.

De todas maneras, operarios de la Diputación se encargaron de limpiar parte de la zona afectada por la basura, especialmente donde se encuentran los juegos infantiles, que también había amanecido repleta de botellas (muchas de vídrio), vasos, plásticos y demás envases. Además de vigilantes, la Diputación contaba con otro empleado más para atender cualquier eventualidad en estos días de fiesta de Todos los Santos. El problema es que este personal es insuficiente para evitar los excesos que acaban protagonizando los cientos de jóvenes, incluso algunos miles, que van al Cuartillo a hacer botellón, a pesar de que un cartel colocado en la entrada recuerda que esta práctica está prohibida. No sólo hacen botellón, con evidente abuso en el consumo de alcohol, sino que también beben muchos menores de edad y, además, abandonan en el campo todos los restos y la basura. Incluso los contenedores distribuidos por todo el parque aparecían ayer vacíos o tirados.

La Diputación tiene contratado un servicio especial de limpieza que recogerá toda la basura hoy miércoles, como hace todos los años tras el día festivo de Todos los Años. Sin embargo, este año los jóvenes no han tenido clases en la víspera, es decir el lunes, al ser un puente, y por eso ese día fue el elegido por ellos para celebrar el botellón, que se desarrolló desde la mañana hasta el cierre del parque, a las 22 horas. En cambio, ayer fue el día de las familias, no de los jóvenes, y las cientos de personas que fueron al Cuartillo a pasar un día de comida campestre se encontraron con parte del parque repleto de basura, excepto las zonas que habían podido alcanzar a limpiar los operarios de la Diputación. «Es que no podemos dar más de sí», explicaba a este periódico uno de ellos.

«Es el resultado de los monstruos que hemos creado», reflexionaba de manera crítica Eugenio Sánchez, uno de los ciudadanos que estaba en el Cuartillo en compañía de su familia. Se refería a los excesos protagonizados por los jóvenes, no sólo por la práctica del botellón y el consumo abusivo de alcohol sino también por no recoger la basura.

Vigilancia

La Diputación anunció en octubre de 2015 que en la festividad de Todos los Años contaría con un servicio especial de vigilancia y de limpieza para evitar el deterioro del parque y la acumulación de basura, lo que no impide que se sigan produciendo excesos. En alguna ocasión, el abuso en el consumo de alcohol se ha saldado con comas etílicos sufridos por menores de edad.

El Cuartillo también ha sido un tiempo enclave elegido por los jóvenes para celebrar botellones ilegales, es decir fuera del único lugar autorizado para ello, que es el recinto ferial. Por ello en 2012, el Ayuntamiento advirtió de que denunciaría ante la Fiscalía a los jóvenes que fueran sorprendidos dentro del parque haciendo botellón. Durante un tiempo era frecuentado para esta práctica, no específicamente en el Día de las Castañas sino durante todo el año, y los participantes accedían al interior forzando el cierre del recinto.