Hoy

El deterioro de la parte vieja del cementerio origina quejas ciudadanas

La maleza se apodera de la zona de las tumbas de tierra en uno de los patios del cementerio.
La maleza se apodera de la zona de las tumbas de tierra en uno de los patios del cementerio. / A. M
  • En las zonas de las tumbas de tierra de cuatro patios prolifera la maleza por no haberse desbrozado

«Me da pena ver cómo está el cementerio», se lamentaba indignada al mediodía de ayer Concha González, quién llegó a presentar una queja formal en las oficinas del camposanto por el estado de abandono que encontró en la parte vieja. «Es una falta de consideración y de respeto, un abandono total», denuncia esta mujer, de Almendralejo, que ayer acudió junto con su marido, cacereño, a visitar la tumba de unos familiares que tienen en el patio 3. Las quejas no están motivadas por el estado de la parte de los nichos sino por el de la zona central de cuatro patios, donde están las tumbas de tierra más antiguas, con la superficie llena de maleza y en algunos casos, en concreto el patio 1, con los bordes del cerramiento de piedra desencajados.

Se suceden las voces de quejas por el estado en que se han encontrado estos días los visitantes la parte vieja del cementerio, en las terrazas de tierra de los patios 1, 2, 3 y 5. En esos espacios hay tumbas antiguas entre las que crece la maleza porque este año el servicio de jardines del Ayuntamiento no ha desbrozado de manera adecuada la zona. Además, en uno de estos patios el remate de piedra de los bordes está levantado con trozos del mismo amontonados.

Todo ello conforma un panorama desolador para los numerosos visitantes que acuden estos días a recordar a sus difuntos y a adecentar sus tumbas. Es el caso de Concha González, quien dice que una imagen así no se encuentra en ningún cementerio de ningún pueblo de la región. De la misma manera opinan otras personas que ayer se encontraban en la parte vieja. «Abandonado no, abandonadísimo», afirma María José Hurtado, quien tiene a sus difuntos padres en el patio 3. «Esta zona está en estado salvaje cuando la parte de abajo es una maravilla», dice y añade que el Ayuntamiento debería preocuparse también del cementerio viejo.

Amparo Sánchez de la Montaña acudió ayer al camposanto a adecentar el nicho donde se encuentran sus padres: «esta zona está muy abandonada y deberían cuidarla porque para eso pagamos impuestos».

Manuela Santos también se encontraba en uno de los patios de la zona vieja junto con otros familiares y reconoce que este año las terrazas de tierra están especialmente dejadas: «casi no se aprecian las tumbas y eso que estamos en la festividad de Todos los Santos», señala para indicar que en otras ocasiones estaban más cuidadas.

Arreglos

La imagen de abandono está causada por la vegetación de matorral sin desbrozar en la parte de la tierra, donde hay restos humanos de gran antigüedad. Al margen de ello, en distintos puntos del cementerio surgen necesidades puntuales de arreglos por el deterioro de paredes y cubiertas debido a desgaste y humedades o incluso derrumbes. Precisamente acaba de comenzar una obra de reparación de techos en los bloques de nichos de los patios 8 y 9, por un importe de 40.000 euros.

Además, se ha hecho otra inversión con la construcción de otros 216 nuevos nichos en el cementerio nuevo, con un coste de 180.000 euros. Son dos nuevas baterías de enterramientos, que se unen a las 432 construidas en 2011, con el inicio del proyecto de ampliación del cementerio. La primera fase costó 1,5 millones de euros, procedentes del Plan E. Los nichos comenzaron a ocuparse en 2013.