Hoy

«No me acuerdo de que soy famoso, he ganado pasta pero no vivo a lo grande»

Florentino Fernández presenta en Cáceres un espectáculo en el que hay gags, parodias y doblajes . :: hoy
Florentino Fernández presenta en Cáceres un espectáculo en el que hay gags, parodias y doblajes . :: hoy
  • El humorista, con vínculos familiares en Cáceres, ofrecerá su espectáculo #vuelvenNovuelven el 5 de noviembre

  • Florentino Fernández Cómico

Si uno espera que una entrevista a un cómico de fama permanente como Florentino Fernández, Flo, (Madrid, 1972) se convierta en una sesión privada de humor, con mucho chiste y mucho gag, puede equivocarse. El hombre que ha sacado la risa a varias generaciones se muestra muy cordial y cercano por teléfono, pero su lado de humorista no sale a relucir. Flo estará en el Palacio de Congresos el próximo 5 de noviembre a las 20,30 horas con el espectáculo #vuelvenNovuelven, junto a Daniel Martínez. Tres años a sus espaldas en los que han logrado capturar a 40.000 espectadores por toda España. En este final de gira llegan a una ciudad muy familiar para Flo, ya que su mujer procede de un pueblo de la provincia y él se deja caer por aquí de vez en cuando.

¿Qué es #vuelvenNovuelven?

Es la reunión de dos amigos cómicos que se encuentran después de muchos años tras su éxito en televisión y deciden que para volver a tener éxito se tienen que juntarse. Empiezan a decidir cómo van a hacerlo, si con 'sketches', imitaciones, doblajes, parodias, canciones...que es lo que ve el público durante unas dos horas. No es un espectáculo de monólogos, es teatral. Ha funcionado muy bien, hemos llenado sitios muy grandes.

¿Qué pasa con los monólogos? ¿Hemos llegado ya a un punto de no retorno, no hay saturación?

La gente sigue respondiendo muy bien al formato, los compañeros que hacen monólogos siguen llenando teatros porque es comedia. Es un clásico que nunca se puede perder, nosotros queríamos salir de eso con una propuesta que tiene muchas cosas que no se han visto nunca, como doblar películas en directo con el público allí.

Tres años con un espectáculo es mucho. ¿Cómo han visto evolucionar al público en este tiempo, teniendo en cuenta que la situación económica de 2013 era aún peor que la actual?

Siempre hemos tenido entradas a precios asequibles, siempre hemos controlado el precio de las entradas, no lo hemos puesto en manos de promotores. Nosotros no hemos notado la crisis en el teatro, la gente quiere reírse en todo momento. Desde que hemos empezado siempre hemos tenido muy buena acogida. Queríamos cerrar el espectáculo en dos giras, pero hemos hecho una más intentando llegar a todo el público.

¿Con Cáceres hay una relación muy personal, verdad?

Sí, porque la familia de mi mujer es de Cáceres, así que voy con cierta frecuencia. También estuve presentando el festival de cine hace unos años, hay una vinculación muy intensa.

En esa larga gira viajando por toda España habrán podido testar cómo está de humor el país. ¿Es cierto ese tópico del norte y del sur?

España está lleno de tópicos que son eso, tópicos, y aunque en algún momento hayan llegado a tener parte de verdad, ahora nos reímos con ellos como con 'Ocho apellidos vascos o catalanes'. Nosotros como artistas queremos que el público se ría. El público del norte es aparentemente frío, pero controla mucho de teatro y se ríe mucho. Son de fachada fría pero con el corazón caliente. En el sur, en Málaga, el miedo es que la gente al ser tan cachonda igual no les hagamos gracia, pero la acogida ha sido incluso mayor que la del norte.

En resumen, que llegan a todo el mundo.

Sí y si nos ponemos analíticos llegamos a muchas edades. Dani Martínez, mi compañero, llega a un público más joven y yo a uno un poquito menos joven. Él de los 19 a los 35 y yo entre los 25 y los 45.

Política

¿Les gusta improvisar y meter algo sobre la «divertida» situación política que tenemos?

Metemos cosas puntuales. La semana pasada bromeábamos con unas terceras o cuartas elecciones, la gente entiende el guiño y ya está. No vamos más allá.

¿Cómo lleva eso de ser un famoso de larga duración? Ha estado en todas partes desde su inicio en 'Esta noche cruzamos el Missisipi'.

Hace poco llegué a la conclusión de que soy famoso gran reserva, como el vino, no sé si es bueno o es malo. Da igual que haya programa de televisión o no que la gente me conoce de por sí, y aunque físicamente no me ubiquen me reconocen por el nombre, como el otro día una cajera del Carrefour, que me «descubrió» al ver la tarjeta para pagar. Yo he llegado a la fama de una manera emocional, con una sonrisa más que con una carcajada. De la carcajada no te acuerdas, pero cuando hay una sonrisa es algo más permanente. Además, siempre he hecho productos que he sabido defender.

Sus inicios fueron muy especiales, y ese paso de ser guarda de seguridad a cómico es un cambio importante.

Yo no me acuerdo de que soy famoso, siempre he llevado una vida muy sencilla con la pasta que me ha dado la profesión, que reconozco que me hace vivir de una forma más cómoda, pero no vivo a lo grande. Vengo de una familia normal en un barrio normal, y cuando voy a Cáceres a ver a mi familia también estoy en un barrio. No me rodeo de lujos que me obliguen a tener que emprender ciertos proyectos para mantener mi nivel de vida. Mi fama ha sido regalada, yo no he buscado ser famoso. El sentido del humor lo tengo y sería el mismo haciendo reír a mi familia y a mis amigos, pero me contrata la televisión y me paga un dineral y hago reír a cinco millones de personas.