Hoy

Uno de cada cinco cacereños fallecidos es incinerado en el crematorio

Al fondo, uno de los pabellones de columbarios, en los que hay gran número vacíos. :: l.orenzo cordero
Al fondo, uno de los pabellones de columbarios, en los que hay gran número vacíos. :: l.orenzo cordero
  • Esta opción funeraria representa el 22,2% frente a la inhumación, un porcentaje que se ha duplicado en los últimos siete años

No se acerca ni a la media nacional, que está en el 36 por ciento, ni mucho a los porcentajes de ciudades como Pamplona, Sevilla o Málaga, donde supera el 70 por ciento. En la capital cacereña, la incineración como alternativa al enterramiento tradicional representa el 22,2 por ciento. Es la opción elegida por los familiares de uno de cada cinco difuntos. No obstante, la cremación ha experimentado un crecimiento importante hasta el punto de que se ha doblado el porcentaje en los últimos siete años, al pasar del 9 por ciento en 2009 al 22,2 por ciento actual, según lo resalta Juan José López Vivas, responsable de la empresa que gestiona el crematorio, Iniciativas Alcaesar (IA), y vicepresidente de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios, Panasef.

España es el país de Europa con mayor número de hornos crematorios, concretamente 364, y uno de ellos, de los siete que hay en la región, está en Cáceres, en el cementerio. En la provincia hay tres: dos en Plasencia y uno en la capital.

En su última radiografía del sector funerario con datos de 2015, la asociación Panasef señala que la incineración es la opción elegida por los familiares del 36,2 por ciento de los fallecidos y estima que en 2025 alcanzará el 60 por ciento. La tasa de incineración es muy superior en las localidades urbanas frente a las rurales, de tal manera que en las capitales de provincia el porcentaje de la cremación es del 50 por ciento y en algunos casos supera el 70 por ciento, por ejemplo en ciudades como Pamplona, Sevilla y Málaga.

Cáceres está por debajo de la media, tanto nacional como la de capitales de provincia, pero López Vivas resalta el importante avance en los últimos años. «Se ha más que duplicado», afirma y señala que tal crecimiento tiene que ver con el aumento del número de crematorios por todo el país y no tanto con que sea más barata la cremación si no se utilizan nichos o columbarios de cementerios para guardar las cenizas. «Las empresas funerarias han invertido más de 800 millones en hornos crematorios en los últimos años» señala y explica que el servicio se utiliza más porque ya hay instalaciones más cercanas de los ciudadanos. En Cáceres, el crematorio se abrió en 2005 y actualmente lo gestiona el grupo Iniciativas Alcaesar. En los primeros años, la actividad fue muy limitada y tan solo se llegaba a poco más de cinco incineraciones al mes.

La cifra fue despegando de manera progresiva a lo largo de los años. Según datos facilitados por IA (ver ficha adjunta), de las 135 incineraciones de 2009 se ha pasado a las 286 realizadas en lo que va de 2016. Ello supone que esta actividad funeraria representa ya un 20,2 por ciento. En este sentido cabe señalar que en la ciudad de Cáceres se producen entre 770 y 820 fallecimientos al año, de personas que tienen fijada su residencia en la capital. En 2015 fueron 772. Así, el porcentaje de cremación sería del 35,6 por ciento, casi como el de la media nacional, pero cabe precisar que la cifra de fallecimientos sube hasta unos 1.400 si se refiere a las muertes consignadas en el registro civil de Cáceres, aunque la persona sea residente en otra localidad. La estadística que hace la asociación Panasef se relaciona con esa segunda cifra porque en estas instalaciones también son incinerados difuntos de localidades del entorno.

Precios

El precio de la incineración en Cáceres es de 518 euros, a los que hay que añadir el precio del resto de servicios funerarios. Es una opción más barata, sobre todo si no se contrata un columbario en el cementerio, donde hay 256, de los cuales unos 80 están disponibles. La tasa de los columbarios, a su vez, es más barata que la de los nichos. Pueden ser 500 euros, por una concesión a 30 años, o 150 euros, a cinco años. Las tarifas de los nichos pueden llegar hasta los 2.600 euros en el cementerio nuevo. Sin embargo, el hecho de que haya tan sólo 170 columbarios ocupados evidencia que la mayoría de los familiares no guarda las cenizas de sus difuntos en el cementerio sino que opta por esparcirlas en el campo o en otros lugares elegidos. Hay ocupados 170 columbarios cuando se han hecho más de 1.600 cremaciones en Cáceres desde 2009.

El Papa Francisco ha recordado a los católicos que no deben esparcir las cenizas sino guardarlas en lugar sagrado, en cementerios o columbarios de parroquias. Sobre ello, López Vivas afirma que se hace necesario una legislación: «si hubiera una Ley de Servicios Funerarios estaría prohibido esparcir las cenizas». En su opinión, la advertencia del Papa no restará empuje a la cremación.

El cementerio, ante la festividad de Todos los Santos, tiene ya horario ampliado, de 9 a 19 horas, hasta el día 2 de noviembre, miércoles.