Hoy

La Junta hará reformas en el Multiusos para obtener la licencia 17 años después de su apertura

Vista general del pabellón en un partido de baloncesto entre España y Rusia en 2008. :: HOY
Vista general del pabellón en un partido de baloncesto entre España y Rusia en 2008. :: HOY
  • Se inauguró en 1999, pero no llegó a contar con el permiso municipal final por discrepancias técnicas entre el Consistorio y la administración regional

Ha pasado tanto tiempo desde su inauguración, nada menos que 17 años, que ahora hay que adaptar la dotación a las nuevas normativas y exigencias de edificación. La Junta de Extremadura se dispone a legalizar la situación del Pabellón Multiusos 'Ciudad de Cáceres', inaugurado en septiembre de 1999, mediante la realización de obras de mejora por importe de 350.000 euros. De esta manera, el Ayuntamiento podrá conceder la definitiva licencia de apertura.

La Junta de Extremadura explica a este periódico que ha elaborado un proyecto de reforma del Multiusos que en los próximo días se tramitará en el Ayuntamiento con el fin de adaptar la dotación deportiva a todas las exigencias y normativas de edificación actuales, que no existían en 1997, cuando se inició su construcción, al tiempo que hará obras que completarán lo que no se culminó en su día en materia de insonorización e impermeabilización.

El Gobierno regional invirtió casi 1.000 millones de las antiguas pesetas para construir un pabellón, con capacidad para 6.000 espectadores, que sirviera de sede de acontecimientos deportivos, específicamente los partidos del equipo local de baloncesto, entonces militante en la máxima categoría, la ACB. De hecho fue inaugurado el 9 de septiembre de 1999 con un encuentro disputado entre el Cáceres CB y el Estudiantes. Además, se concibió también para la celebración de otro tipo de eventos culturales o sociales, como conciertos de música o mítines políticos, actividades que se han desarrollado en varias ocasiones a lo largo de estos años.

Ahora, este proyecto de mejora hará posible la completa legalización de una instalación pública de frecuente uso, a pesar de que al día de hoy carece de la correspondiente licencia de apertura. No la tiene porque en su día, en 1999, no fue concedida por el Ayuntamiento debido a un «defecto formal» o irregularidad administrativa, según reconoció a este periódico el Gobierno regional, que indica que la licencia de apertura no fue otorgada «por falta de respuesta a un requerimiento municipal sobre la normativa de ruido». Ello dio lugar a que el Ayuntamiento acabara declarando la caducidad del expediente, que contaba con la licencia de obras, pero no pudo culminar con la final de apertura.

En todo caso, el Junta considera que es «muy importante» señalar que en este caso «no existe ningún informe municipal o de departamentos autonómicos que ponga en tela de juicio la seguridad de las instalaciones». De esta manera, resalta que la seguridad de los usuarios y del público que ha asistido y asiste a los múltiples eventos deportivos y de otro tipo que se han celebrado a lo largo de estos 17 años «nunca ha estado en riesgo».

«Defecto formal»

La Junta considera que se trata de una irregularidad o un defecto «formal» que se detectó en una revisión administrativa rutinaria hecha en 2014, y desde hace aproximadamente un año, «se están realizando múltiples gestiones con los servicios técnicos municipales implicados en la tramitación de la licencia de apertura, las cuales se han intensificado en los últimos meses». Por parte de los servicios técnicos de la Junta se entendía que para solventar el problema de la falta de licencia de apertura sería suficiente retomar o reactivar el expediente caducado, de acuerdo a lo recogido en un informe del Consejo Nacional de Arquitectos de España.

Sin embargo, los técnicos del Ayuntamiento interpretaron que el paso de los años hacía necesario adecuar el pabellón a la normativa actual y al nuevo código de edificación. Por ejemplo, se harán obras para mejorar la accesibilidad así como la evacuación y otras medidas de seguridad, aunque las más importantes se refieren a la insonorización e impermeabilización del edificio. Así, la Junta, al margen de esta discrepancia, ha considerado necesario acometer las obras porque supondrán «una mejora para las instalaciones y los usuarios». Por ello encargó al autor del proyecto original del pabellón que fijara las necesidades conjuntamente con los técnicos municipales, necesidades que se han materializado en un proyecto técnico consensuado con el Ayuntamiento.

Será tramitado en breve y cuando se obtenga la correspondiente licencia se licitarán las obras, con un presupuesto estimado de 350.000 euros. Con el fin de evitar trastornos a los usuarios del pabellón, las obras se realizarán en el verano de 2017, informa la Junta.