Hoy

Llegan 657 jóvenes que se formarán para ser soldados

Dos militares llevan al Cefot a aspirantes a soldados recién bajados del tren de Madrid. :: Jorge rey
Dos militares llevan al Cefot a aspirantes a soldados recién bajados del tren de Madrid. :: Jorge rey
  • El Cefot cacereño marca la diferencia con el de San Fernando, en el que ayer se incorporaron 443 aspirantes

«He logrado estar aquí después de presentarme cuatro veces. Vengo con mucha ilusión porque quiero dedicarme a esto, al Ejército, e ir a operaciones militares», afirmaba ayer el joven de 24 años, T. Garasa. A la una de la tarde estaba en la entrada del Cefot de Cáceres, despidiéndose de sus padres y su novia, que le habían traído en coche desde su ciudad, Córdoba.

Mientras él entraba solo en el acuartelamiento militar, cargado con un abultado bolso, en el control de entrada daban paso a un autobús, en donde tres militares traían a 18 chicos y 2 chicas que acababan de bajarse de un tren procedente de Madrid. Poco a poco fueron llegando ayer los 657 nuevos alumnos del segundo ciclo del año 2016 que se formarán en Cáceres para llegar a ser soldados. Son bastante más que los 411 que vinieron en el primer ciclo.

El Estado realiza anualmente dos ciclos de formación con la idea de que en enero de 2017, España tenga 79.000 militares, de los que 7.110 pueden ser extranjeros de los siguientes países: Argentina, Bolivia, Costa Rica, Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

En el segundo ciclo se han ofertado 1.500 plazas distribuidas entre el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire. De ellos, 1.100 son para el Ejército de Tierra, formándose estos alumnos en dos Centros de Formación de Tropa: en el número 1 que es el de Cáceres, o el número 2 que es el de San Fernando (Cádiz).

En este segundo ciclo Cáceres se ve beneficiada con la llegada de más alumnos: 657, frente a los 443 que acudieron al de San Fernando. En Cáceres se forman los que van a unidades de infantería ligera e infantería acorazada/mecanizada; mientras en que al acuartelamiento andaluz acuden los de caballería, ingenieros, transmisiones y alguno de infantería ligera.

Los 657 jóvenes, de entre 18 y 29 años, que ayer traspasaron la entrada del acuartelamiento Santa Ana, lo han hecho después de haber superado un reconocimiento médico y las pruebas de aptitud física. Al entrar en el Cefot dejaban de ser aspirantes para ser nombrados alumnos de acceso a la condición militar de tropa; de esta forma tenían ya la condición de militar y están sujetos al régimen de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, y a las leyes penales y disciplinarias militares. Lo que hacen estos primeros días lo explica en un foro militar un alumno del primer ciclo de 2016: «Cuando lleguéis os dirán cual es vuestra compañía, camareta y os darán los primeros materiales (libros, sábanas, un rollo de papel higiénico), os mandarán a raparos los que no vengáis listos ya de casa. Los primeros días os explicarán el funcionamiento básico del Cefot, los horarios de formación, os tallarán, empezaréis a dar las primeras clases teóricas y tendréis las primeras conferencias. Más adelante os darán vuestro vestuario y os harán las fotos de rigor. No os agobiéis, no se comen a nadie. Conoceréis a gente con la que haréis amistad como si fuera de muchos años, apoyaos en ellos».