Hoy

El colegio de la Montaña seguirá movilizándose hasta que se garantice que las obras se harán

Padres y madres del colegio Nuestra Señora de la Montaña demandaron ayer mejoras. :: armando méndez
Padres y madres del colegio Nuestra Señora de la Montaña demandaron ayer mejoras. :: armando méndez
  • La Ampa destaca que la mejora en el comedor y la construcción de un baño llevan aplazadas desde el año 2010

Las conversaciones cotidianas que los padres suelen mantener en la puerta del colegio a la espera de que sus hijos salgan de clase quedaron aplazadas ayer. Los carteles hechos a manos con consignas a favor de un lugar más digno llenaron la entrada del colegio público Nuestra Señora de la Montaña, cuyos padres y madres han iniciado protestas para lograr mejoras en las instalaciones de este centro de Infantil y Primaria en el que están escolarizados unos 200 niños. Pese a la respuesta por parte de la dirección provincial de Educación en el sentido de que se llevarán a cabo estos arreglos, la junta directiva de la Ampa (Asociación de Madres y Padres) quiere que el compromiso sea en firme, y asegura que mantendrá las movilizaciones hasta que así sea y hasta que la directora provincial, María Luisa Guillén, les comunique de forma directa que las obras tendrán lugar.

El pasado viernes se llevó a cabo una visita oficial al centro por parte de Guillén en donde se anunció que se procederá realizar un baño nuevo y a ampliar el comedor. La idea es que se hagan estas obras en verano, cuando no haya alumnos, porque son de envergadura. «Hemos escuchado a la delegada diciendo que ojalá pueda hacerse la obra, pero ese ojalá no nos vale, queremos un compromiso cierto, porque el proyecto era para el año 2008 con ejecución en 2010, las obras están paralizadas, que no digan que no lo están y que están en trámites burocráticos», señaló a este diario Pilar García, una de las integrantes de la junta directiva de la Ampa.

El elemento que requiere una reforma de manera más urgente es el comedor, en el que, tal y como precisa la Ampa, almuerzan unos 40 niños diariamente. Es un espacio que también sirve para llevar a cabo conciliación, como el aula matinal, a la que acuden diariamente 30 alumnos.

Tal y como explica la presidenta de la Ampa, María Calzada, según una inspección sanitaria hecha el pasado curso, este comedor «no cumple con las condiciones higiénico sanitarias mínimas». Lamenta que, ante la indicación de que necesitaban un fregadero, les colocaran uno viejo. A la hora de la comida de ayer, el grupo de niños que utiliza el comedor, gestionado por la Ampa, disfrutaba de un menú compuesto por lentejas y albóndigas. Una mampara que se colocó en este comedor a modo de 'office' se ha convertido en un obstáculo, explican.

Según las integrantes de la Ampa, la última reforma que se hizo tuvo lugar en el año 1986. Además del comedor y el baño, lamentan el estado del suelo del patio de recreo, en mal estado, y la superficie rugosa de las paredes. Es un centro que aún cuenta con barreras arquitectónicas, ya que el acceso de los alumnos se hace por escaleras. Una de ellas, la del patio, no cuenta con barandilla para que los niños se apoyen, lo que puede provocar caídas. Tanto la reforma del patio como la del gimnasio «en su día fueron aprobadas y aún hoy están paralizadas». Esta asociación de padres lamenta la desigualdad entre unos centros público y otros de la ciudad. «Nosotros somos de los dejados», explicaba gráficamente Pilar García.

Pedro Garví tiene dos hijos escolarizados en la Montaña, en 2º y 3º de Infantil. «El centro necesita una reforma, el patio está muy mal y no tiene ni parque infantil, solo un tobogán que sacan», explica junto a uno de sus hijos mientras reclama mejoras que pueda disfrutar pronto todo el alumnado de este céntrico colegio.

«El comedor no cumple con las condiciones higiénico sanitarias mínimas»

«El centro necesita una reforma, el patio está muy mal y no tiene ni parque»

«Con un ojalá no nos vale, queremos un compromiso cierto de la dirección provincial»