Hoy

La Junta no descarta construir otro colegio en Mejostilla, pero no ahora

El colegio Nazaret, en Mejostilla.
El colegio Nazaret, en Mejostilla. / Hoy
  • El Ayuntamiento retira a la Consejería de Educación la parcela cedida hace siete años para hacer el centro

El Ayuntamiento aprobó ayer en pleno por unanimidad la recuperación de la parcela cedida a la Junta de Extremadura hace siete años para la construcción de un colegio de primaria de dos lineas en el barrio de Mejostilla. Los terrenos se sitúan en la calle Gonzalo Mingo, junto al área comercial.

Transcurrido este tiempo, y dado que la Junta no ha intervenido en la parcela, el Consistorio ha decidido recuperar los terrenos de 10.488 metros cuadrados, destinados a equipamiento docente.

La puesta a disposición de esta parcela se efectuó el 15 de octubre de 2009 y que desde entonces Educación no ha realizado ninguna intervención, ni ha solicitado ninguna licencia urbanística para actuar en la zona. Además, el Ayuntamiento ha dado un plazo preceptivo de un mes a la Junta para que presentara alegaciones, pero la administración regional no ha dado respuesta.

Sin embargo, la Consejería de Educación no descarta «que algún día sea necesario que se construya un nuevo colegio en el barrio de Mejostilla». Aunque admite que la edificación de este colegio no aparece contemplada en el Plan de Infraestructuras Educactivas presentado recientemente, que se extienden hasta el año 2020, «no se puede descartar que en un futuro, y viendo la evolución de la población y la escolarización en el barrio, se tenga que hacer un nuevo colegio en el mismo», según ha informado la Junta a este diario.

El Ayuntamiento, por su parte, no ha detallado qué hará con esta parcela una vez en su poder.

Durante la última década Mejostilla ha sido el barrio cacereño donde se han registrado los mayores problemas de escolarización, ya que no había plazas sufientes en los colegios existentes (uno público, el Castra Caecilia, y otro concertado, el Nazaret) para absorber toda la demanda de niños. De la misma zona escolar forman parte el Diocesano y el Extremadura, concertado y público respectivamente, que se encuentran en Pinilla.

A pesar de haber anunciado la construcción del nuevo colegio y de tener la percela cedida, la Junta optó por hacer varias ampliaciones del Castra Caecilia, inaugurado en el año 2007 y que rápidamente se reveló pequeño. Estas obras aliviaron pero no resolvieron del todo el déficit de plazas existente en un barrio en crecimiento lleno de familias jóvenes.

El punto de inflexión se ha producido en el presente curso. Por primera vez ha habido vacantes en la zona para los niños que iniciaban su etapa educativa, los de tres años. La razón está en un descenso de solicitudes generalizado en toda la ciudad.