Hoy

José Pizarro descubre las raíces de su cocina a la prensa inglesa

vídeo

Pizarro se hace un ‘selfie’ con sus invitados en el bar Antonio / JORGE REY

  • El cocinero ejerce de embajador de la gastronomía extremeña e invita a diez periodistas para que conozcan Cáceres y Talaván

El primer restaurante de Cáceres donde trabajó como cocinero. El local donde estuvo el bar de sus abuelos. El sabor de la Torta del Casar. La caldereta de cabrito guisada por su madre... El cocinero José Pizarro (Talaván, 1971), propietario de tres restaurantes en Londres y rostro habitual de la prensa y la televisión británica, ha ofrecido un viaje por sus raíces gastronómicas a diez periodistas ingleses que ha costeado de su bolsillo.

La expedición, que llegó a Cáceres el jueves por la noche y esta tarde regresa a Reino Unido desde el aeropuerto de Sevilla, ha realizado una inmersión en la cocina extremeña y en los orígenes de Pizarro, en Talaván, localidad de 900 habitantes situada a 36 kilómetros de la capital. Aquí, en la plaza del Ayuntamiento, está el local donde sus abuelos paternos tenían el bar Pizarro –ahora hay un bazar–, nombre que él ha rescatado para uno de sus restaurantes londinenses como guiño a sus raíces.

José Pizarro, reconocido con el premio Extremeños de HOY en 2014, considera esta experiencia como un viaje de amigos. A los periodistas participantes, cuenta, los ha conocido durante estos últimos cinco años, el tiempo que lleva como empresario.

«Hemos venido a disfrutar de la tierra, de la buena comida y a que vean de dónde vengo. Son periodistas que me han apoyado muchísimo en mi trayectoria. Y creo que hay que dar las gracias. Me hace mucha ilusión», comenta el chef. «Son personas muy influyentes en el Reino Unido e internacionalmente», agrega. Entre ellos está Bill Knott, del rotativo ‘Financial Times’; Bob Granleese, que trabaja para ‘The Guardian’; Barney Desmazery, de la publicación ‘BBC Good Food’; y Xanthe Clay, del ‘Daily Telegraph’. Pizarro ha viajado, además, acompañado por Holly Arnold, responsable del marketing de sus restaurantes y Hannah Norries, su relaciones públicas.

De visita turística por la Ciudad Monumental de Cáceres

De visita turística por la Ciudad Monumental de Cáceres / JORGE REY

La ruta

La ruta diseñada por el cocinero para sus invitados arrancó en Atrio, el hotel de cinco estrellas donde se han alojado durante las dos noches que han dormido en Cáceres. El jueves disfrutaron, además, de una cena degustación en el restaurante, de dos estrellas Michelin.

Ayer, viernes, la jornada empezó con una visita guiada por la Ciudad Monumental a cargo del guía Juan Pedro Rodríguez de Ledesma, quien desgranó a los visitantes la historia del casco viejo con capítulos como el desmoche de las torres ordenado por la reina Isabel la Católica. En la Plaza de San Mateo, los periodistas británicos se interesaron por los tocinillos de cielo y las yemas elaboradas por las monjas clarisas del convento de San Pablo. Esta mañana tienen previsto regresar para conocer más detalles de la repostería de clausura.

Museo de Cáceres, Cuesta de la Compañía, Plaza de San Jorge, Plaza de Santa María, Palacio de Carvajal, Plaza Mayor y San Juan. Al llegar a esta plaza el cocinero exclama en inglés: «That corner was my first job as a chef». Señala el local ocupado en la actualidad por el restaurante Arandel. Aquí José Pizarro tuvo su primer trabajo remunerado como cocinero cuando el negocio se llamaba Fonda de San Juan.

Terminado el recorrido por Cáceres, un microbús trasladó a los viajeros a Talaván, el pueblo natal del cocinero. En el número 1 de la calle Hernán Cortés, junto a la plaza, está la casa familiar. Dentro del edificio aguarda Isabel Cerro, la madre de José, de 83 años. La raíz de todo. Ha preparado una caldereta de cabrito para los comensales y floretas de miel. «Quería que probaran el cabrito de mi madre», ilustra el chef, el pequeño de tres hermanos. Cuenta Isabel que el secreto de su cocina, de la que tanto habla su hijo en Reino Unido, tiene dos ingredientes: el cariño y la paciencia. Hay que hacer las cosas despacio, explica. Como homenaje a su madre, Pizarro tiene previsto abrir un nuevo restaurante en Londres con su nombre.

Antes de sentarse a la mesa, los periodistas se fueron de cañas por dos bares del pueblo. En el bar Antonio pudieron degustar la tortilla de patatas y los callos a modo de aperitivo. Y en el bar La Plaza acompañaron las bebidas con torreznos y jamón. Por la noche, ya de vuelta en Cáceres, cenaron en El Figón de Eustaquio, exponente de la cocina tradicional extremeña.

«Hay que enseñar a la gente los productos que tenemos y que se lleven esta experiencia en el recuerdo». Palabra de José Pizarro, el chef que ha acercado el jamón ibérico y el pimentón de la Vera a los paladares anglosajones.