Hoy

«Me cansé de la tecnología digital, no necesito inmediatez»

El fotógrafo Joaquín Paredes ante una de sus imágenes de la muestra 'Hemicránea'. :: jorge rey
El fotógrafo Joaquín Paredes ante una de sus imágenes de la muestra 'Hemicránea'. :: jorge rey
  • Joaquín Paredes, expone 'Hemicránea', una muestra con una técnica de 1850 donde aborda el dolor que genera la migraña

La tecnología ha popularizado la práctica fotográfica y ha hecho que casi cualquiera pueda recoger una instantánea. La vida cotidiana atasca las memorias de los teléfonos móviles. En tiempos en los que cuesta saber qué es verdad y qué es retoque un fotógrafo cacereño echa la vista atrás y aplica una técnica decimonónica para dar vida a un proyecto muy personal. Ayer se inauguró la exposición 'Hemicránea', que firma Joaquín Paredes (Cáceres, 1983).

Su técnica es la del colodión húmedo, para la que ha llegado a construir sus propias cámaras de gran tamaño. En la muestra, que puede verse hasta el 11 de noviembre en el Palacio de la Isla, refleja el dolor sentido por su pareja, Pi, durante sus crisis provocadas por la migraña. La exposición es un prólogo de lujo del festival Cáceres de Foto que se celebra del 4 al 30 de noviembre.

¿Cómo es la técnica del colodión húmedo?

Es una técnica antigua, es el tercer proceso de la historia de la fotografía. Antes estaba el daguerrotipo, el calotipo y luego llega éste, en 1850. Yo copio cómo se hacía la técnica y la aplico a cómo se haría en un proceso contemporáneo.

¿Qué le aporta expresivamente esta técnica?

Las texturas, la posibilidad de manipular la película, la apariencia, las cámaras que se usan, la profundidad de campo, la estética es muy diferente. Hay que verlo en persona, ahí se ve la diferencia.

¿Cómo se conjuga la fotografía con el proceso de dolor que vivió su novia?

Fue una especie de exorcización nuestra del dolor que ella sufre y cómo nos afecta a los dos. Son fotos muy personales, a las que cada uno les dará un significado muy diferente. Para mí hay algunas con un significado muy concreto, de algún síntoma, otras son metáforas.

¿Y hasta llegar a este punto supongo que habrá hecho fotos más convencionales?

Sí, con carrete cuando era pequeño, luego el digital, pero me cansé de esa tecnología. Para los proyectos que yo hago no necesito inmediatez, ni color, ni sensibilidad. Esto le pegaba más a la fotografía que yo quería hacer. Investigué, construí cámaras.

Construyó una cámara que llegó a ser la más grande de Europa...

Claro, utilizo el mismo cristal que he metido en la cámara, para hacer fotos grandes necesitas una cámara muy grande.

¿Cómo se ha formado?

De forma autodidacta y consultando muchos libros. Estudié Arquitectura, pero luego lo dejé para dedicarme a la fotografía.