Hoy

La agitación interna del PSOE se traslada a la agrupación local

Salaya y Pedro Sánchez, en mayo de 2015 en la Plaza Mayor, en un acto de la capital gastronómica. hoy
Salaya y Pedro Sánchez, en mayo de 2015 en la Plaza Mayor, en un acto de la capital gastronómica. hoy
  • «Él piensa una cosa y yo otra», dice Luis Salaya sobre las opiniones de Vara, del que también se desmarca el secretario local, Vicente Valle

La agitación y la división interna que vive el PSOE se traslada a muchas agrupaciones locales de España, como la de la capital cacereña, que ayer por la noche celebró asamblea de militantes con un único punto en el orden del día: debate sobre la situación política. Poco más hacía falta decir en la convocatoria toda vez que el partido lleva semanas inmerso en un profundo desgarro tras el comité federal del pasado 2 de octubre, en el que Pedro Sánchez se vio forzado a dimitir.

La agrupación local de la capital cacereña está liderada por una ejecutiva claramente alineada con el «no es no» de Pedro Sánchez y su posición radical a facilitar un Gobierno del PP. El sector mayoritario de la agrupación cacereña está identificada con el secretario general local, Vicente Valle, quien se desmarca de los argumentos de la dirección regional del partido y del secretario general de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, al pronunciarse claramente por el voto negativo en un debate de investidura con el fin de impedir gobernar a Rajoy. La opinión de Valle, al igual que la del portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento, es nada abstenerse en la investidura, en contra de la línea oficial del partido en la región, y en todo caso, a favor de consultar previamente a los militantes y no que la decisión se tome en el comité federal del domingo. Salaya volvió a pronunciarse ayer por la consulta a los militantes, con lo que se desmarcó de nuevo de la línea de Fernández Vara y del sector mayoritario del PSOE de Extremadura: «él piensa una cosa y yo otra», dijo al ser preguntado sobre la diferencia de opinión respecto de su secretario regional, que defiende la abstención para permitir que haya Gobierno en España.

«Yo no quiero que mi partido sea el responsable de facilitar un Gobierno de Mariano Rajoy mientras se juzga la Gürtel. El PSOE no puede abstenerse en una investidura de Mariano Rajoy o de cualquier miembro del PP con todos los procesos de corrupción que tienen abiertos, no sería ético», afirmó Salaya, según informa Efe. Salaya ha abogado por «sacar las urnas y que decida la militancia». «Están retrasando los plazos para decir que no queda tiempo, pero si quisieran, hoy mismo se podría realizar la votación de los militantes», dijo y añadió que una gestora y un comité federal «con graves problemas internos no parece que sean lo más adecuado para tomar una decisión que afectará sin duda al futuro del PSOE». Sobre la gestora, dice que en cuanto se resuelva la investidura de Rajoy con la abstención del PSOE, debe convocar un congreso sin más demora. «No tendría sentido que se alargue en el tiempo», indicó a este periódico Salaya, quien era partidario de un Gobierno alternativo presidido por Pedro Sánchez.

Vicente Valle

De la misma opinión es el secretario general local del PSOE cacereño, Vicente Valle, que ayer convocó la asamblea extraordinaria, a la que asistieron un centenar de militantes. No se tenía previsto aprobar ninguna resolución, como sí se hizo en una anterior asamblea celebrada el pasado 26 de septiembre, resolución de apoyo al «no es no» y a la celebración de un congreso extraordinario así como de una consulta a los militantes. En la asamblea de anoche se escucharon opiniones en contra y a favor de la abstención, aunque mayoritariamente alineadas con el «no es no» y la consulta a los militantes.

«Deben decidir los militantes y el PSOE no puede apoyar a ese partido (el PP) que está en los tribunales», manifestó Valle a este periódico antes de la celebración de las asamblea. En su opinión, el PSOE debe ser «fiel a sus esencias» y ni siquiera temer que unas terceras elecciones le hicieran perder escaño, «aunque se quede con 30 o 40 diputados», afirmó el secretario local, quien aboga por un congreso extraordinario y después por los ordinarios que renueven los órganos en todos los ámbitos territoriales.