Hoy

Sólo se han construido dos de la docena de parkings prevista desde hace 15 años

1
1
  • El Plan de Movilidad propone al Consistorio redactar un plan especial de aparcamientos

El primero fue el de Obispo Galarza, en 2002, y han tenido que pasar nada menos que 14 años para que la ciudad contara con otro aparcamiento público en el amplio centro urbano, el recién abierto parking de Primo de Rivera. Este último abrió hace apenas un mes, pero en distintos estudios y proyectos municipales apuntados a lo largo de los últimos 15 años han ido asomando más propuestas de dotaciones de este tipo destinadas a servir de alternativas ante la progresiva restricción del tráfico privado y el avance de la peatonalización de calles y plazas del centro antiguo, un proceso que comenzó precisamente tras abrirse el primer parking público de la ciudad, el de Obispo Galarza. Han sido hasta más de una docena de propuestas de emplazamientos y de momento sólo éste y el de Primo de Rivera son una realidad, aunque en la zona antigua se abrió en 2009 otro parking, dentro del Hotel Don Manuel, de carácter privado, y en 2007 otro aparcamiento público, dentro del centro deportivo El Perú, en una zona más alejada del centro.

En el año 2003 se cerró al tráfico el recinto intramuros y la zona acotada a la circulación se amplió después hasta la Plaza Mayor y entorno. La apertura del parking de Obispo Galarza, con 450 plazas, fue la primera gran alternativa, que hizo posible también eliminar plazas de zona azul en su entorno de influencia, incluida la propia Plaza Mayor que hasta entonces había sido un gigantesco estacionamiento.

Al mismo tiempo que avanzaban las medidas de restricción del tráfico y la peatonalización de calles, el Ayuntamiento hacía intentos de buscar emplazamientos para construir aparcamientos de rotación o para residentes. A lo largo de los últimos 15 años se han apuntado diversos enclaves, tanto en el casco antiguo como en el centro moderno, más de una docena, y hasta ahora solo se han construido dos.

Como alternativa de aparcamiento en el casco antiguo, el Ayuntamiento ya hacía gestiones en 2001 para buscar espacios para residentes en la calle Tenerías y en el huerto del convento de Santa Clara. Llegó a pedir fondos europeos en 2003 para hacer estos aparcamientos, con un presupuesto de 2,3 millones de euros, pero no consiguió la financiación.

Con el tiempo, la mayor parte de las propuestas se incorporaron al Plan de Infraestructuras para una Movilidad Urbana Sostenible (Pimus), un documento asumido por el Consistorio en 2014 como herramienta de trabajo para diseñar una ciudad con menos peso del vehículo privado y más protagonismo del transporte público y de los desplazamientos a pie y en bici. El Pimus hace un diagnóstico de la situación de la ciudad y plantea propuestas, que distribuye en tres plazos para su ejecución: a corto, de 2014 a 2016; a medio, de 2016 a 2019, y a largo, de 2019 a 2024.

En materia de aparcamientos, se contemplan nueve, aunque uno de ellos, el de Primo de Rivera, con 351 plazas, está ya abierto. A medio plazo se propone uno en la calle Amor de Dios, en la parcela actualmente ocupada por el colegio Paideuterion, con capacidad para 160 plazas, destinadas a residentes, y otro también para residentes en un solar Tenerías y Caleros, con 140 plazas.

El resto de aparcamientos propuestos se contemplan a largo plazo (2019-2024): uno en la Plaza Marrón, con 120 plazas para residentes; otro en el huerto del convento de Santa Clara, con 120 plazas para residentes; otro en la avenida de Portugal, con 220 plazas para residentes; uno más en la calle Obispo Jesús Domínguez, con 125 para residentes, y otro en el solar del Colegio de las Carmelitas, con 600 plazas para residentes y rotación, el enclave donde se había previsto un centro de El Corte Inglés. Asimismo se apunta otro más para turistas en un terreno ocupado ahora por la subestación eléctrica de Iberdrola, en la avenida de la Universidad, para 200 vehículos.

Sobre esta planificación, cabe señalar que se trata de una propuestas contenidas en un documento encargado por el Ayuntamiento, que podrían ser realidad o no y que en algunos casos necesita el acuerdo con los propietarios del terreno. Sobre el de la calle Amor de Dios, responsables del Colegio Paideuterion ya señalaron en 2014 que no estaba previsto trasladar el centro educativo.

Precisamente, el propio Pimus propone al Ayuntamiento redactar un plan especial de aparcamientos de la ciudad, para analizar con más detalles las propuestas y con un estudio específico de la demanda y de las «posibilidades reales de rentabilidad». También se propone ampliar la zona azul, una decisión que acaba de tomarse.

Descartadas

Algunas de esta propuestas habían sido descartadas por el propio Ayuntamiento antes de redactarse el Pimus, como la del huerto de Santa Clara por el valor patrimonial de los muros del convento.

En otros casos, la inviabilidad se puso de manifiesto en los concurso convocados, al no haber ninguna empresa interesadas, como en el caso del parking de la Plaza Marrón. En el año 2010, el Ayuntamiento, a través del Consorcio Cáceres 2016, convocó un concurso y no interesó a ninguna empresa, a pesar de que contaba con una subvención de 1,2 millones d euros. En 2002 se llegaron a adjudicar dos parkings, uno en la esquina del Parque de Príncipe con la calle José Luis Cotallo, de 430 plazas, y otro en la Hispanidad, de 458, pero la empresa renunció a construirlos.