Hoy

La apertura de dos nuevas galerías renueva el tejido artístico en la ciudad

Eugenio Macías y Alberto Marcos han echado a andar Ötzi. :: j. rey
Eugenio Macías y Alberto Marcos han echado a andar Ötzi. :: j. rey
  • Las salas Kernel y Ötzi pretenden reactivar el mercado creativo y generar interés en nuevos públicos

Hay grandes esperanzas puestas en la transformación de la calle Camino Llano una vez que se completen las obras de la Fundación Helga de Alvear, cuya inauguración está prevista para el primer trimestre de 2018. El gran jardín que se extenderá en esta zona de la ciudad generará sin duda un punto de esparcimiento. La Plaza Marrón ya algutina un buen puñado de negocios que tienen que ver con la creatividad y el arte. El pasado viernes se inauguraba una interesante propuesta en la esquina entre Camino Llano y esta plaza. Se trata de la galería Kernel, que regentan los artistas y restauradores María Gil y Julián Gómez. Es un local amplio y espacioso, de unos 90 metros cuadrados en total, que arranca con la exposición del artista Alejandro Corujeira, un destacado autor nacido en Buenos Aires pero radicado en Madrid desde 1991 que ha expuesto en prestigiosas galerías y museos de distintas partes del mundo. Este inicio habla del enfoque que se le quiere dar a este espacio. «Vamos a trabajar con muchos creadores, algunos de Extremadura, otros de fuera». Su intención es que el talento de distintos artistas pueda llegar a la ciudad, tanto para los interesados en adquirir arte como para los amantes del mismo, tal y como explica María Gil. «El arte es nuestra pasión, llevamos mucho tiempo en este mundo, tenemos contactos y creemos que se necesita movimiento en la ciudad, porque está todo un poco parado, así que nos hemos decidido a dar el paso». Un paso que lleva implícito un gran esfuerzo. Ya tienen cerrado el programa con el que contarán durante su primer año. El artista parisino Terencio González es el siguiente que mostrará su obra en esta sala. De Copenhague llega Struan Teague. Concluirá el ciclo la londinense Tess Williams. También está cerrada la presencia de dos artistas de la tierra: Andrés Talavero y Alejandro Pajares. El interés hacia los nuevos creadores contemporáneos queda patente en el ideario de Kernel, una palabra anglosajona que significa semilla o germen. Un nombre no elegido al azar, sino con el afán de que su pasión hacia el arte germine y se expanda.

También el pasado viernes se llevó a cabo una especie de botadura de otro espacio artístico en la ciudad. La galería Ötzi de Cáceres abrió sus puertas este verano en una zona en la que no se suelen ver negocios de este tipo, en la calle Sánchez Manzano, la vía que une Antonio Hurtado e Isabel de Moctezuma. Su impulsor se llama Alberto Marcos, natural de Navalmoral de la Mata. Su idea, tal y como explica, «es poder dar su espacio a artistas jóvenes de la región». La galería comparte espacio con un taller de tatuaje, lo que permite que pueda estar abierta en horario comercial. El tatuador Eugenio Macías es el que se encarga de atender la sala.

Formado en Salamanca y también creador, considera que la ciudad puede recomoponer su circuito artístico con iniciativas como la suya. Él fue el primero en exponer en esta sala y desde el día 7 puede verse el trabajo de Julio Díaz, un cacereño de 32 años y Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca. «Con una pintura intensamente trabajada y cargada de significados, el artista presenta una serie de obras centradas en sus propias experiencias personales y en las que reflexiona sobre momentos importantes e íntimos de su pasado y los vincula con su presente». Esta muestra, que tiene el nombre de 'Cincuenta y siete' está compuesta por una quincena de obras.

El circuito de galerías privadas quedó un poco roto con el parón de María Llanos, que removió durante años el mercado de arte en la ciudad. La sala 'Croma' también hizo una interesante incursión en el mundo del arte, pero cerró.

'Casa Sin Fin', con una nómina de destacados artistas nacionales e internacionales, 'Lemon y Coco' y 'Belleartes', mantienen el pulso en una ciudad en la que este año Foro Sur, la feria de arte organizada por la Junta, volverá a reformularse y a celebrarse en primavera.