Hoy

La nueva zona azul incluye un coche 'cazamultas' para detectar infracciones

Un usuario de la zona azul se dispone a retirar el billete. :: l. cordero
Un usuario de la zona azul se dispone a retirar el billete. :: l. cordero
  • La explotación contará con 2.139 plazas y prevé unos ingresos de 955.000 euros anuales

La nueva zona azul de la ciudad pondrá mucho más difícil la picaresca. La concesionaria del servicio, cuya tramitación administrativa llega el lunes a la Comisión de Contratación, dispondrá de un vehículo especializado en detectar infractores de tráfico. Hasta 2.000 en una hora. Se trata de un coche 'cazamultas' que podrá recorrer las calles con su sistema de detección automático y lector de matrículas.

El área de aparcamiento regulado contempla 2.139 plazas. 2.070 son ordinarias, pero a las mismas se suman otras 69 de carga y descarga.

En los ensanches de Intramuros, la llamada zona A2, aparecen 152 aparcamientos adicionales. Solo podrán estacionar sin limitación temporal los residentes. El vehículo detector de infracciones realizará batidas para evitar incumplimientos.

El anteproyecto de explotación del servicio de aparcamiento regulado en las vías públicas prevé ingresos anuales por valor de 955.897 euros, sin IVA. La media, con una ocupación entre el 50 y el 75 por ciento de las plazas de rotación, es de 928.265 euros.

Con una ocupación entre el 25 y el 50 por ciento por parte de los residentes se sumarían ingresos de otros 27.632 euros. El cálculo para este último apartado se hace con un precio medio de 2,48 euros (sin IVA) por cada tarjeta de residente. De esta forma, se estaría cumpliendo una de las condiciones de Ciudadanos para facilitar la aprobación del proyecto de nueva zona azul.

El concejal Antonio Ibarra llegó a denunciar que era un 60 por ciento más barato aparcar en Madrid que en Cánovas. El precio en vigor para la tarjeta de residente es de seis euros y el partido naranja exigía reducirlo a la mitad.

Las otras dos condiciones para permitir que el concurso saliese adelante eran un informe técnico que lo avalase y una drástica reducción de plazas. Serían ahora algo más de 2.000 y Ciudadanos se da por satisfecho, reconoce su portavoz, Cayetano Polo. Según su versión, en el borrador inicial que les trasladó el Gobierno figuraban «3.000 plazas, con zonas como San Francisco, Plaza de Italia, parte de Camino Llano o Reyes Huertas que se han eliminado», remarca.

Así, el camino parece allanado para la comisión del próximo lunes. PSOE y CáceresTú insisten en su posición contraria al sistema de aparcamiento regulado que se ha diseñado. «Lo que se hace es penalizar al ciudadano. Obligarle a pasar por caja», reitera Ildefonso Calvo (CáceresTú). A tenor de los detalles que figuran en el pliego técnico, uno de los objetivos será poner coto a los incumplimientos.

El coche 'cazamultas' dispondrá de un sistema automático de sanciones para vehículos mal aparcados en las zonas de estacionamiento controlado y restringido y vías anexas. Está capacitado para detectar doble fila, ocupación del carrilbus o de plazas para personas con discapacidad o incluso vehículos sobre las aceras. Su reconocimiento de matrículas llega hasta las 2.000 en una hora. Incorpora un GPS para ubicar el vehículo y una cámara.

Los gastos de explotación previstos para la concesión son de 688.440 euros. Se incluyen 19 controladores, operarios de grúa, señalización... La cifra final se eleva a 872.878 euros por las amortizaciones y el beneficio industrial. Entre las inversiones figuran expendedores autónomos, con lectores de tarjetas y paneles solares. El pago también se podrá hacer con el teléfono móvil.

El pliego de condiciones valora con 15 puntos el precio de la tarifa en la primera hora (ahora 0,50 euros) y hasta 16 la baja sobre el gasto anual previsto. Intervención advierte sobre la garantía que debe depositar la empresa. Si se calcula un 5 por ciento sobre el valor del contrato a 10 años (11,4 millones) «daría como resultado un traslado de dicha carga del contratista a los usuarios o al Ayuntamiento».