Hoy

Satisfacción a medias por los cambios y rechazo al incremento de precio

  • Mejostilla quiere que la nueva línea hacia el campus salga del barrio en lugar de partir desde la Plaza de Toros

Las mejoras previstas en el servicio de bus urbano no han dejado indiferentes a los usuarios que resultan directamente afectos por los cambios. Algunas modificaciones han sido bien recibidas y otras no tanto. No ocurre lo mismo con la subida del precio que el Ayuntamiento prevé aplicar al billete (diez céntimos) para asumir estas modificaciones, cuyo incremento total se cifra en 304.000 euros. El rechazo es unánime.

En la urbanización El Junquillo están de enhorabuena. «Es el único barrio en el que no entra el autobús», describe Carlos Luengo, el presidente vecinal. En efecto. Para llegar a la parada de bus actual los residentes tienen que caminar durante unos minutos hasta alcanzar la Nacional 521. Una de las mejoras previstas es que el bus entre dentro de esta urbanización. «El Ayuntamiento se había comprometido con nosotros», recuerda Luengo. La directiva vecinal ya tiene pensado el lugar de la nueva parada. La quieren en la intersección de la calle Dalia con la calle Amapola. «El aumento de tarifas no es bueno para los usuarios. Más que subir las tarifas, deberían fomentar el uso del bus urbano para que monte más gente», zanja.

Mientras tanto, en Mejostilla la reforma anunciada ha dejado un sabor agridulce. Los chavales del barrio tendrán al fin conexión directa en autobús con su instituto de referencia, el IES Universidad Laboral, tal y como se ha venido reclamando desde los colegios públicos de la zona y desde el colectivo vecinal. Lo que no gusta tanto es que el bus, cuyo destino final será el campus universitario, parta de la Plaza de Toros en lugar de hacerlo desde el mismo barrio. «No tiene ninguna lógica que el bus pase por la Plaza de Toros porque esa zona ya tiene su propio autobús hacia el campus», lamenta Juan Carlos Franco, vecino de Mejostilla e impulsor de la contratación de un bus privado para trasladar a los jóvenes de Mejostilla a la Laboral ante la ausencia, precisamente, de una línea directa. Esta medida se desechó por su elevado coste. Tal como se ha publicado, el Consistorio contempla una línea con salida desde la Plaza de Toros al campus y con entrada a Mejostilla coincidiendo con el horario escolar, de 7.30 a 9.30 y de 13.30 a 16.00.

Después de tres años, los vecinos de Valdesalor recuperarán su conexión en transporte público con la capital durante los fines de semana. «Llevamos luchando por esto bastante tiempo», resume Susana Bermejo, alcaldesa de la entidad local menor y a la vez concejala del PSOE en el Ayuntamiento de Cáceres. «Creemos que hay otras soluciones antes de subir el precio del autobús», dice sobre el aumento de las tarifas. Por último, la línea 5, que tiene como destino Las Capellanías, llegará los fines de semana y los festivos hasta el camping. «Vamos a mejor, aunque nos hubiera gustado que el bus llegara todos los días», valora Nemesio Vivas, el gerente del camping.