Hoy

Ciudadanos acepta la subida del billete del autobús para sufragar las mejoras

Los vecinos del Junquillo verán cumplida su reivindicación y tendrán parada en el barrio
Los vecinos del Junquillo verán cumplida su reivindicación y tendrán parada en el barrio
  • Admite que el Consistorio podría asumir los 304.000 euros de coste, pero ve «más lógico» que se compense con el aumento de tarifas

Ciudadanos toma la palabra también con el asunto del autobús. Sabe que su posición es decisiva. Del voto de sus cuatro concejales dependerá o no que se materialicen las mejoras abordadas en la mesa del transporte urbano y que el Gobierno quiere costear por la vía de la subida de las tarifas. PSOE y CáceresTú han expresado de forma reiterada su negativa a trasladar al usuario una factura que, entienden, no le corresponde pagar. Así las cosas, con el PP en minoría, la única salida para que la remodelación de líneas no quede bloqueada es que Ciudadanos apoye también ese incremento tarifario. Y lo hará. La decisión está tomada. En función de los argumentos que le presenté el equipo de Elena Nevado será un apoyo directo o una simple abstención. Lo que sí reconoció ayer el portavoz del partido naranja, Cayetano Polo, es que se trata de una subida de precios «aceptable» y que permite ejecutar unos cambios que los propios vecinos llevan mucho tiempo proponiendo.

En principio, panorama despejado para la comisión informativa que iba a convocarse mañana y que según comunicó ayer el titular de Urbanismo y Contratación, Valentín Pacheco, a la oposición será finalmente el lunes. Ciudadanos no vetará ese aumento de precios. Cayetano Polo lo argumenta: «Nuestro planteamiento es que no se puede desperdiciar el trabajo realizado en la mesa de diálogo. Queremos que las mejoras se lleven a cabo y creemos que la subida que se aplica no es exagerada ni inasumible».

Lo que sí hace Ciudadanos, a pesar del alivio que su posición supone para el Gobierno, es desmarcarse de esa versión oficial de que la subida del billete era la única fórmula de realizar los cambios. La concejala de Infraestructuras, Montaña Jiménez, lo advirtió el lunes, pero ayer desde el PSOE y desde Ciudadanos le enmendaron la plana.

«Es técnicamente viable que el Ayuntamiento se haga cargo del coste de las mejoras y las recoja en el presupuesto», subraya Luis Salaya, portavoz socialista. Cayetano Polo opina en esa misma línea, aunque discrepa sobre la conveniencia de apostar por tal solución. Sostiene que el déficit que genera cada año el transporte urbano ya es de la suficiente entidad como para continuar engordándolo. En las cuentas de 2016 ya iban tres millones. «No tiene ningún sentido. De una forma u otra el que pagará finalmente es el cacereño. Mejor una subida que no es excesiva en el billete que aumentar el déficit. Es más lógico», reflexiona. Polo cree que el Gobierno no ha explicado este asunto con la claridad necesaria por el coste político que puede tener. «No es fácil contentar a todas las partes. Claro que se podría incluir en el presupuesto de 2017». Las mejoras se valoran en 304.000 euros.

Al portavoz de Ciudadanos no le preocupa un posible desgaste por ir de la mano del PP en este y en otros asuntos. «Somos decisivos con nuestros votos, y lo que estamos haciendo es conseguir inversiones y proyectos que consideramos importantes para los cacereños. Nada más». La sintonía entre los grupos municipales de PP y Ciudadanos vislumbra un nuevo escenario.

Sintonía PP-C’s

Las conversaciones entre ambos partidos para llegar a un acuerdo sobre los presupuestos de 2017 vienen de atrás y no se adivinan mayores dificultades para que las cuentas del próximo año salgan adelante. Polo admite que la hoja de ruta marcada se está cumpliendo. «El Gobierno ha recogido en el borrador nuestras propuestas y el diálogo es fluido», reconoce.

En ese borrador ya se puede encontrar una partida de 50.000 euros para las familias de personas con la enfermedad celíaca. O 100.000 euros más para iniciar la redacción del Plan Especial. Y otros 100.000 euros para la auditoría municipal. También hay 200.000 euros en una inversión plurianual para las instalaciones deportivas de Cáceres el Viejo.

Todas esas inversiones las propuso Ciudadanos y el Gobierno las ha hecho suyas. Esa entente cordial va bastante más allá. La idea de triplicar el número de plazas de la zona azul no gustó en el partido de Albert Rivera y el lunes lo dijeron claro. El Gobierno reaccionó de inmediato. Estudiaría las sugerencia de Ciudadanos, apuntó. Solo 24 horas después la propia alcaldesa veía posible sacar de la zona de pago la Plaza de Italia.

Luis Salaya (PSOE) respondió ayer a si no teme que se le acuse de bloquear las mejoras del bus al votar en contra de la subida. «No creo que vayamos a bloquear nada. PP y Ciudadanos han acordado más cosas, no solo el presupuesto», intuye. Elena Nevado, defiende que un aumento del precio equivale a «gestionar con responsabilidad los servicios públicos». Confía en que Ciudadanos lo apoye. De paso recordó que en otras ciudades, por ejemplo Badajoz (1,20 euros), el bus es aún más caro.