Hoy

"Es desproporcionado. La Castellana es un 60% más barata que Cánovas"

Antonio Ibarra, concejal de Ciudadanos.
Antonio Ibarra, concejal de Ciudadanos.
  • Ciudadanos votará contra la reforma de la zona azul y pide reducir 1.000 plazas de pago

"Es desproporcionado. No se entiende que el Paseo de la Castellana en pleno Madrid sea un 60 por ciento más barato que Cánovas". Así se ha explicado el concejal de Ciudadanos, Antonio Ibarra para mostrar la posición contraria de su partido a la remodelación de la zona azul. No quiere que se triplique el número de plazas de pago ya que lo considera excesivo.

Ciudadanos anuncia su voto contrario a la propuesta del Gobierno de Nevado tanto en comisión como en pleno municipal si no hay cambios.

Pone varias condiciones: un informe técnico objetivo, reducir la zona afectada por Casas Baratas, Colón, San Francisco, Antonio Canales o San Blas y rebajar de 6 a 3 euros la tarifa para residentes. Según Ibarra no parece lógico, ha explicado, que en Cáceres se vayan a pagar 72 euros al año y en Madrid 23.

Polémica ciudadana

La propuesta contempla que se pague por aparcar y con tiempo limitado en todo el centro de la ciudad, no sólo la parte moderna sino también la más próxima al casco antiguo, incluido todo el barrio de la Plaza Antonio Canales. Serán más de 80 vías las que compondrán el gran perímetro de la nueva zona azul, a la que hay que añadir el área ya restringida al tráfico en el recinto intramuros y entorno.

Serán el triple de plazas de aparcamiento de pago (a 0,50 euros la horas con un máximo de dos), al pasar de las 800 actuales a unas 2.500. El número de calles también se dispara, hasta cuatro veces más, al pasar de las 18 actuales a más de 80, sin contar las vías ya restringidas al tráfico y a los aparcamientos en el recinto intramuros y su entorno, es decir las calles controladas por sistema de las cámaras lectoras de matrículas, que se definirán como zona naranja. Además, habrá otras 152 plazas en zona amarilla, en calles y puntos aledaños a la anterior.

Se puede decir, por tanto, que la polémica ciudadana está servida tras el anuncio de la nueva regulación de la zona azul,con un rechazo a la medida en las calles de la ampliación.