Hoy

«Potenciar Guadalupe ayudaría a los pueblos de la provincia»

Antonio Dávila.
Antonio Dávila. / HOY
  • Antonio Dávila, Presidente Asociación Amigos del Camino Real de Guadalupe

  • Cuarenta localidades cacereñas están en el trayecto de los 12 caminos a Guadalupe que señala Itinere 1337

En el año 2009, 17 grupos de desarrollo local de Extremadura, Castilla-La Mancha y Madrid presentaron el proyecto Itinere 1337, cuyo objetivo es recuperar una docena de caminos que desde siglos han servido para ir peregrinando a Guadalupe, y cuyo trazado pasa por 40 localidades de la provincia. El proyecto contó con una subvención europea de 800.000 euros. El más importante de esos doce caminos es el Camino Real a Guadalupe, que cuenta con una asociación que lo potencia desde 2007: la asociación Amigos del Camino Real de Guadalupe, que preside Antonio Dávila Montero.

-¿Cómo nació la Asociación?

-Yo trabajaba en el sector bancario y tras la jubilación pude emplear el tiempo libre para peregrinar a Santiago de Compostela en dos ocasiones. Fruto de esa experiencia fue constituir en junio de 2007 la Asociación, con el objetivo de recuperar, promocionar y divulgar los caminos que permitían a los peregrinos llegar al santuario de Santa María de Guadalupe.

-¿Cuáles son los caminos a Guadalupe que desean potenciar?

-Nosotros nos propusimos recuperar aquellos caminos que desde las dos Castillas iban a Guadalupe, tomando como punto de origen para cada uno de ellos los monasterios Jerónimos que existían en la Edad Media: Lupiana en Guadalajara; La Sisla en Toledo; San Lorenzo de El Escorial y los Jerónimos en Madrid; Guisando en Ávila, junto a la Iglesia de San Jerónimo en la ciudad teresiana, hoy en ruina total salvo su espadaña. Actualmente queda El Parral en Segovia, gestionado por los únicos monjes jerónimos que existen.

-¿Cómo han trazado los caminos?

-No solamente nos hemos basado en la red que les unía a todos ellos con Guadalupe, pues ya en 1546 el valenciano Juan Pedro de Villuga, en su repertorio de caminos, principalmente marianos, comunicaba Valencia, Toledo y Segovia con Guadalupe. Otro referente han sido las cañadas reales, pues en aquella época eran los principales caminos públicos, y donde los peregrinos recibían compañía y alimento de los vaqueros y pastores. Es la propia Mesta la que decide nombrar a la Virgen de Guadalupe como su Patrona, quizás influida por la propia Comunidad Jerónima que poseía una gran cabaña ovina y bovina.

-¿Hay datos de cuántos peregrinos acuden al año a Guadalupe?

-Desde nuestra asociación solamente podemos controlar aquellos peregrinos que nos solicitan la Carta de Ruta para el camino, que está hecha a imagen y semejanza de la credencial jacobea. Podemos certificar que en 2016, a fecha de hoy, tenemos entregadas 183. Hay informaciones que señalan que por Talavera de la Reina pasan al año 3.000 peregrinos camino de Guadalupe.

-Es de imaginar que de los 12 camino ‘más o menos oficiales’ a Guadalupe, el que tiene más peregrinos es el Camino Real que empieza en la iglesia de los Jerónimos, en pleno centro de Madrid.

-Este camino, ‘El de los Reyes’, tiene 280 kilómetros. Distancia muy apetecible para el mundo de la bicicleta, pues en cuatro etapas se hace cómodamente, y con la facilidad de que ello supone una autorización familiar para faltar a las labores hogareñas esos días. Andando son unas 12 etapas y se viene haciendo por grupos, saliendo los fines de semana para recorrer dos etapas cada vez. Luego tenemos el peregrino solitario que desea sentir el camino en toda su dimensión.

-¿Podrían los pueblos de la provincia beneficiarse de la afluencia de peregrinos a Guadalupe como ocurre con el Camino de Santiago?

-Sí. Totalmente de acuerdo. Potenciar el peregrinar a Guadalupe ayudará a pueblos de la provincia. Para ello se necesita que por parte de las administraciones públicas se conciencien del valor añadido que puede suponer para los pueblos. Sirva como ejemplo los pueblos del Camino Real, en la Jara cacereña, tan castigada por la emigración y que al mismo tiempo es la más próxima a los grandes núcleos de población del centro peninsular.

-¿Se podría dar un certificado en el Monasterio a los peregrinos que demuestren que han hecho una parte del camino?

-Ya se viene entregando ‘La Guadalupense’ por parte del Monasterio, con la firma del Prior que certifica la peregrinación. Por nuestra parte hemos propuesto que, al igual que Sarria ha sido el pueblo que más ha dinamizado el Camino de Santiago por la exigencia de cubrir un mínimo de 100 kilómetros para recibir ‘La Compostela’, sea Oropesa la que cumpla ese cometido en el Camino Real de Guadalupe, pues dispone de muy buena comunicación, ya sea en tren o autobús, para los peregrinos que quieran iniciar aquí su camino con una distancia hasta Guadalupe de 82 kilómetros, es decir 4 etapas caminando.

-¿Qué proyectos tiene ahora la asociación que preside?

-Para 2017, y en primavera después de Semana Santa, considerando que ese año está declarado por el Papa Francisco Año Santo Teresiano, nos gustaría organizar una peregrinación andando desde Guadalupe a Ávila en 10 etapas, para lo que ya hemos comenzado a estudiar fechas y etapas. Con esta peregrinación además queremos venerar a nuestro Santo Patrón, San Pedro de Alcántara en su Monasterio de Arenas.