Hoy

El Ayuntamiento rebaja sus ingresos  un 7% al no prever la venta de suelo

El Ayuntamiento rebaja sus ingresos un 7% al no prever la venta de suelo

  • El borrador contempla medio millón de euros más en el capítulo de personal, en el que habrá que afrontar las subidas a los habilitados nacionales y funcionarios de más nivel

«No haremos trampas en el solitario». La frase la acuñó Elena Nevado en plena crisis, cuando en diciembre de 2012 la oposición la acusaba de meter la tijera y dejar las inversiones en una «miseria». Aquel presupuesto presentó un recorte del 29 por ciento.

Desde entonces las cuentas municipales han ido rebajándose año tras año. Y 2017 no será diferente. Quizá con la vista puesta en las cartas de su solitario y la incierta recuperación de sectores como el comercio y la construcción, la alcaldesa y su concejala de Economía, María Guardiola, han preferido optar por la cautela y sacar del borrador de los presupuestos la tradicional partida de enajenación de suelo. La oposición se queda sin uno de sus argumentos favoritos para desgastar al Gobierno, que cada ejercicio incluía una previsión de ingresos que no se llegaba a cumplir. En 2016 fueron seis millones de euros, pero nunca entraron por esa vía. Para financiar sus inversiones, como es sabido, el Ayuntamiento tuvo que recurrir a un préstamo bancario. Las actuaciones pendientes se acometerán en los próximos meses.

El equipo de Nevado ha puesto a cero el contador de la financiación de inversiones por medio de las ventas. Esa es la explicación del nuevo ajuste. Los ingresos teóricos totales caen hasta los 62,7 millones, con una reducción ligeramente superior al siete por ciento con respeto al año pasado (67,6 millones). Paradójicamente, el Consistorio espera 1,4 millones más en la recaudación de impuestos directos, fundamentalmente por el IBI. Pasa de 23 millones a 23,94.

Mejoran ligeramente las transferencias corrientes, con 234.000 euros más que en 2016 hasta llegar a los 16,5 millones. Aunque no se incluye en el presupuesto, el Gobierno no descarta que cualquiera de las parcelas que tiene a la venta pueda encontrar salida en el mercado. En ese caso, la operación se podría ejecutar. La diferencia con respecto a años anteriores es que ahora no se vinculan las iniciativas inversoras a la necesidad de vender.

El capítulo de gastos experimenta una caída del 5,1 por ciento. Son 3,3 millones menos. Disminuyen las transferencias de capital, los gastos financieros y las inversiones. Entre estas últimas, con algo más de un millón, figuran 300.000 euros para acciones relacionadas con la participación ciudadana. También se contemplan condiciones que ha puesto Ciudadanos para dar el 'sí' a las cuentas municipales. Hay 200.000 euros para el campo de fútbol de Cáceres el Viejo (la formación naranja pidió 400.000 euros, por lo que será una inversión plurianual) y otros 100.000 euros para comenzar la redacción del nuevo Plan Especial. De nuevo está la rehabilitación el museo municipal (50.000 euros), que salió del presupuesto de 2016 después de que el PSOE lo pusiese como uno de los requisitos para abstenerse y permitir la aprobación de las cuentas. Ese dinero debía ir a las bibliotecas de los barrios.

Cantidades más modestas tendrán las mejoras en el control de tráfico (40.000 euros) o la renovación del armamento de la Policía Local (20.000 euros). Para renovar el sistema de telecomunicaciones se reservan 165.000 euros y 121.5000 euros irán a dotaciones de informática. A estas inversiones deben añadirse las que ya se aprobaron el año pasado y se sufragan con el crédito.

En el apartado de gastos de personal se produce un aumento por encima del dos por ciento. Las negociaciones entre PP y Ciudadanos para cerrar un acuerdo presupuestario recogen un incremento salarial para los habilitados nacionales y funcionarios municipales de más categoría, los A1 y A2. Hasta ahora todo han sido estimaciones.

En la comparativa del borrador se observa que los gastos para pagar a sus trabajadores sobrepasan los 523.000 euros de diferencia de un año a otro. El Gobierno, además, deberá atender un tercer compromiso ya adquirido con los sindicatos, el abono de la carrera profesional.

Otra de las condiciones que pone Ciudadanos también está en el borrador del IMAS. Un bono-ayuda para familias con pocos recursos que tengan algún miembro con enfermedad celiaca. En principio son 50.000 euros. Entre las partidas más sobresalientes de gastos, las siguientes: 5,5 millones para la limpieza viaria; 3,1 millones para jardines; 2,4 millones el servicio de basura; 1,4 millones el alumbrado público; 1,1 millones la conservación de calles... Los colectivos ciudadanos, asociaciones y los propios cacereños tienen 10 días para hacer propuestas al presupuesto.