Hoy

«Mi novio me escribió que en la Guerra le habían herido en un ojo»

  • Francisco y Catalina recibieron, a sus 99 años, el homenaje del Ayuntamiento dentro del mes del Mayor

La vida se prolonga en ocasiones hasta límites que generan asombro. Francisco Díaz Teomiro y Catalina Benavente Ruiz rozan ya con sus dedos esa cifra sobrenatural de los 100 años de edad. No será hasta 2017 (Paco en enero y Catalina en julio) cuando soplarán esa mítica vela, pero ayer recibieron un emotivo homenaje por parte del Instituto Municipal de Asuntos Sociales (IMAS), coincidiendo con el mes del mayor, que se conmemora este año. En buena forma física, el momento sirvió para rememorar esas dos largas existencias rodeados de los suyos.

Catalina, natural de Carmonita, reside en Cáceres desde hace unos 30 años, cuando ella y su marido pasaron al cuidado de una de sus cuatro hijos. Se leyó un resumen en el que se detalló su vida. En plena Guerra Civil, su novio marchó al frente. Desde allí le escribió. «Querida Catita, he sido herido con metralla en un ojo, busca a otra persona que pueda quererte sin ninguna limitación». Ella le contestó que si ambos se querían, cómo no iban a estar juntos.

Francisco Díaz Teomiro participó de viva voz en este homenaje. Gran lector de prensa, da varios consejos para llegar a una vida larga y plena: «ser humilde, practicar educadas formas, ser generoso y bondadoso». Aprovechó para reivindicar una subida de las pensiones, con un sentido crítico y reivindicativo y una lucidez que le hace parecer mucho más joven. El que fue jefe de negociado de Sindicatos conservó a su lado a su mujer hasta mayo de 2015. Con ella estuvo casado 69 años y tuvo cuatro hijas, «mis cuatro soles, conozco bien a las mujeres», bromea.

Al acto acudió la concejala de Asuntos Sociales, Marisa Caldera y la alcaldesa, Elena Nevado, visiblemente emocionada. «Qué no daría yo por homenajear a algún mayor de mi familia», dijo.