Hoy

La purga de las tuberías del agua de Cáceres se mantendrá hasta que llegue el frío

Técnicos de Canal de Isabel II miden el nivel de cloro y la presión del agua en la calle Argentina, ayer.
Técnicos de Canal de Isabel II miden el nivel de cloro y la presión del agua en la calle Argentina, ayer. / L.C.
  • Técnicos de la empresa del abastecimiento realizaron ayer mediciones de presión y de nivel de cloro en distintos puntos de la red

Todo listo para la operación de purga de la red de tuberías del agua de Cáceres para prevenir posibles casos de infección por legionela. Los técnicos y operarios de la empresa concesionaria del abastecimiento realizaron ayer pruebas en distintos puntos de la red distribuidos por varias zonas de la ciudad para medir el nivel de cloro y la presión del agua, como paso previo a la operación de purga, que se tenía previsto comenzar entre ayer martes y hoy miércoles para continuar durante varios días, al menos hasta que bajen las temperaturas y deje de haber un clima propicio para la supervivencia de esta bacteria. Hay que aclarar que la infección no se produce por beber agua sino que se transmite por vía aérea, por la inhalación de aerosoles, es decir partículas en suspensión en el aire, como las que se generan en los sistemas de refrigeración, duchas, humidificadores, riegos por aspersión, etcétera.

La purga consiste en soltar agua de la red para que entre la nueva con una dosis de cloro más reciente y, por consiguiente, con mayor poder de desinfección para la eliminación de la bacteria de la legionela en caso de que estuviera presente en algún punto de las conducciones. En principio se tenía previsto aplicar la purga en las conducciones del centro antiguo de la ciudad, donde se han localizado los domicilios de los últimos cinco infectados o los lugares que han frecuentado antes de contraer la enfermedad, pero finalmente la purga se extenderá a toda la red de abastecimiento de Cáceres, para mayor prevención.

Como informó ayer este periódico, no se trata de una operación de hipercloración de la red de abastecimiento sino de la renovación del agua que circula por las tuberías mediante la operación de purga, lo que, en definitiva, supone incrementar la eficacia del cloro que contiene por ser de entrada reciente en la red. El cloro gana en poder desinfectante al renovarse el agua mediante la purga de las tuberías y llega antes a determinados puntos que están alejados de los tramos más cercanos al depósito distribuidor de la Montaña. Los consumidores no notará nada en cuanto a color o sabor del agua.

El cloro es un elemento químico utilizado para la erradicación de la bacteria, causante de los últimos cinco casos de legionelosis en la capital cacereña desde mediados de septiembre. De los cinco enfermos hospitalizados, ayer continuaban ingresados dos de ellos, con una evolución favorable.

Intervención

La intervención fue decidida por los responsables de la Dirección de Salud del área de Cáceres, que se reunieron el lunes con responsables del Ayuntamiento y de la empresa concesionaria del agua, Canal de Isabel II. Técnicos y operarios de esta última se desplazaron durante la jornada de ayer por distintas calles y barrios para medir niveles de cloro y presión con el fin de determinar los puntos más idóneos para soltar el agua, abriendo los hidrantes y bocas de riego en los lugares determinados. El agua sobrante pasará a los camiones de la empresa de limpieza, Conyser, para ser utilizada en el baldeo de las calles.

Todavía no se ha estimado qué cantidad de agua acabará arrojada de la red, aunque, en todo caso, esta operación se hace en una época en la que las reservas del pantano del Guardiola son escasas. El embalse se encuentra a poco más del 40 por ciento de su capacidad.