Hoy

El Instituto de Lenguas Modernas comienza sus clases con normalidad

Entrada al Instituto de Lenguas Modernas, ayer, durante el primer día de clases. :: jorge rey
Entrada al Instituto de Lenguas Modernas, ayer, durante el primer día de clases. :: jorge rey
  • Tras la crisis generada por la nueva política de contrataciones, el centro inició ayer el curso sin problemas de profesores

Lunes. Seis menos cinco minutos de la tarde. Tres antiguos compañeros de clase se reúnen tras las vacaciones estivales junto a las escalinatas que conducen al Instituto de Lenguas Modernas, en la avenida Virgen de la Montaña, dispuestos a iniciar un nuevo curso. En su ascenso al edificio se cruzan con otros alumnos del centro que acaban de poner fin a su primera clase de idiomas.

La normalidad marcó ayer el inicio del curso en el Instituto de Lenguas Modernas (ILM). Tras la crisis provocada por la nueva política de contrataciones del centro, con recortes de las condiciones laborales ofrecidas hasta el curso pasado, las aulas volvieron a llenarse ayer de alumnos sin que trascendieran problemas por la falta de profesorado. «Va todo como una balsa», aseguraba gráficamente desde su despacho Ramón López Ortega, el nuevo director. No sólo en la sede cacereña, precisaba, sino también en el resto de sedes: la de Badajoz, Plasencia y Mérida-Almendralejo.

Hay que recordar que López Ortega acaba de incorporarse al puesto después de que el anterior director y máximo impulsor del centro, José Antonio Hoyas, dimitiera el pasado 1 de septiembre. La decisión estuvo motivada por los nuevos criterios a la baja fijados por la Fundación Universidad-Sociedad de la Universidad de Extremadura, de la que depende el instituto, a la hora de hacer los contratos.

Se propuso a los docentes un recorte de sueldo y ampliar su carga lectiva. Estas condiciones hacían temer una falta de profesorado el primer día de clase. Pero, según la información facilitada por el director y alumnos consultados por este diario, no ha sido así.

El ILM ha iniciado el curso 2016/2017 con nueve profesores contratados en Cáceres. Son dos más de lo previsto el pasado jueves, cuando el director indicó a este diario que había siete. El cambio está motivado, asegura, porque el volumen de los alumnos matriculados varía cada día, ya que el plazo de matriculación aún no está cerrado del todo.

Aunque el plazo oficial para realizar las inscripciones acabó el 27 de septiembre, desde el ILM se ha decidido prolongarlo durante 15 días más para cubrir vacantes.

Una de las novedades de este curso es que se impartirá Ruso en el centro cacereño. Esta especialidad se sumará a la oferta habitual de idiomas: Inglés, Portugués, Francés, Alemán y Chino. La matrícula general cuesta 340 euros.

El mayor temor en este arranque de curso era que los profesores habituales hubieran buscado trabajos alternativos al conocer las condiciones a la baja de los nuevos contratos. Incluso el jueves algunos candidatos todavía dudaban si aceptarlas o no. Sin embargo, desde el Instituto de Lenguas Modernas señalan que existe una bolsa suficiente de docentes a los que recurrir en el caso de que surjan vacantes.