Hoy

El otro mercadillo

Hay desde ropa de cama a zapatos y artesanía de barro. :: armando
Hay desde ropa de cama a zapatos y artesanía de barro. :: armando
  • La Ronda del Carmen volvió ayer a tener su mercado de los jueves

  • Creado hace 15 años, durante 18 meses se ha celebrado en la calle Reyes Huertas por las obras del entorno

«Teníamos ganas de volver porque como aquí, en Ronda del Carmen, había obras, nos llevaron a Reyes Huertas y allí hemos estado muy mal por la falta de higiene. La gente iba menos y, aún encima, había gatos, perros, meadas, cagadas... ¡olía fatal!», afirma Victoriano Silva, que desde el año 2002 coloca un puesto de ropa en el mercadillo de los jueves de Cáceres.

Este mercadillo es completamente distinto al grande de los miércoles, al mercado franco que está situado cerca de la cárcel vieja. El de los jueves tienen poco más de 15 puestos, destacando la ropa de cama, entre los dedicados a ropa, zapatos, abalorios, objetos de segunda mano y artesanía de barro.

Se creó hace 15 años, en 2001, para potenciar que la gente acudiera al mercado municipal de la Ronda del Carmen, que estaba en esta ubicación desde 1996, cuando desapareció el mercado de Obispo Galarza al hacer en este lugar un aparcamiento subterráneo.

Hace un año y medio se realizaron obras para mejorar el Mercado Municipal de Ronda del Carmen, con una inversión de un millón de euros de la Junta. Los puestos de dentro tuvieron que cerrar, y el mercadillo de los jueves dejó de celebrarse en la explanada frente al Mercado, para hacerlo en una zona de la calle Antonio Reyes Huertas.

El pasado 15 de marzo se reabrió el Mercado, con once puestos: 6 carnicerías, 2 charcuterías, una frutería y dos pescaderías; pero el mercadillo de los jueves no regresó a la explanada hasta ayer, al realizar obras de mejora en este lugar.

Ayer volvía el trasiego de personas por los puestos, viendo y preguntando por el precio de sábanas y colchas, probándose ropa y zapatos, y admirando artesanía de barro.

Al lado de un cartel en donde se ponía que se aceptaban pagos con tarjeta, el vendedor José Ruiz movía sábanas empaquetadas, amontonadas sobre telas que cubrían el suelo. Buscaba una estampada de color marrón que le pedía una exigente cliente. Tras encontrarla indicaba a este periódico que la zona del mercadillo está más o menos igual que antes, «mayormente no ha cambiado nada; lo que ha cambiado son los aparcamientos. Estamos muy mal de aparcamientos para los vendedores, porque no nos dejan de entrar y tenemos que hacer todo el trabajo manual». Él tiene quizás el puesto que ocupa más espacio. Está en este mercadillo desde sus inicios. Es de Badajoz, «pero he vivido siempre en Las Trescientas. Mis padres viven en Las Trescientas». Reconocía que el mercado había quedado muy bien y esperaba que el próximo jueves acudiera más gente.

Su compañero Victoriano Silva, también de Badajoz, hacía un balance positivo de la vuelta a la explanada del mercado, después de 18 meses, «nos dijeron que la obra duraría 6 meses y han sido 18. Hoy ha estado muy bien de gente. De venta no, pero hemos estado más animados».

Los vendedores de los puestos del mercadillo y los del interior del mercado, afirman que los jueves unos y otros atraen más público. Tienen acordado que en el mercadillo no se pueden vender productos que tengan los tenderos del interior.

Ahora falta saber qué locales se montarán en la segunda planta del mercado, que permanece cerrada al público. Se espera que se ponga una panadería y varias taperías.

«Si yo me dedicara a la hostelería - indicaba un vendedor de ropa de mujer junto a su puesto -, no dudaba en invertir en un local en este mercado, porque está en el centro de la ciudad y va a tener unas terrazas estupendas».

«Ha quedado muy bien preparado, salvó los aparcamientos para los vendedores»

«Volvemos después de 18 meses; se esperaba que la obra durara 6 meses y han sido 18. Hoy hemos tenido más gente»