Hoy

Cinco personas están hospitalizadas a causa de una infección por legionela

  • Son cuatro hombres y una mujer, residentes en distintas zonas de la ciudad, y el SES descarta que se trate de un brote

No es un brote porque no hay un mismo foco infeccioso y los casos no guardan relación entre sí. Además, los afectados residen en distintas zonas de la ciudad. Así lo señala el Servicio Extremeño de Salud, SES, que ayer informó de la hospitalización de cinco personas infectadas de legionela en Caceres, aunque precisó que no se trata de ningún brote sino de un aumento de la incidencia de esta enfermedad debido a que se ha hecho una vigilancia más activa sobre pacientes con síntomas que, de otra manera, hubieran sido objeto de un diagnóstico de neumonía.

El SES confirmó ayer la existencia de cinco casos de infección por legionela en la ciudad, aunque no ofreció más datos sobre las personas afectadas. Según ha podido saber este periódico se trata de cuatro hombres y de una mujer, con edades comprendidas entre los 50 y los 70 años. Permanecen desde hace varios días ingresados en el Hospital San Pedro de Alcántara y ninguno de los casos reviste especial gravedad. De hecho, uno de los pacientes, un hombre de unos 60 años residente en el entorno de San Blas, indicó a HOY que se encuentra bien y que espera recibir el alta en los próximos días después de haber ingresado el pasado lunes, 26 de septiembre.

El SES matizó ayer a través de un comunicado que no cabe hablar de existencia de un brote de legionela en Cáceres. Para que haya brote, según su definición en el protocolo sanitario del SES, debe haber dos o más casos ocurridos en un mismo intervalo de tiempo igual o inferior a un mes en personas que hayan frecuentado un mismo lugar entre los dos y los diez últimos días anteriores a la fecha de los primeros síntomas. También puede haber brote cuando hay dos o más personas ingresadas en un mismo hospital entre los do s y los diez días anteriores a los primeros síntomas, pero siempre que se sospeche de una fuente común de exposición.

Por el contrario, el SES segura que el estudio epidemiológico realizado tras los cinco ingresos «se ha puesto de manifiesto que no existe asociación entre ellos». Las cinco personas residen en distintas zonas de la ciudad y no han frecuentado los mismos lugares ni se ha encontrado ningún foco común en ningún edificio o instalación de carácter público. Sí reconoce el SES que al ser cinco personas afectadas supone que hay un aumento de la incidencia de legionelosis en Cáceres, pero añade que se debe no a la existencia de un brote sino a que se ha llevado a cabo «una vigilancia más activa». El SES afirma que ha llevado a cabo una labor de vigilancia especial desde que se detectó el primer caso de legionelosis este verano Cáceres, en concreto el pasado mes de agosto. Afectó a una anciana de 96 años que estuvo ingresada varios días en Hospital Nuestra Señora de la Montaña hasta que se recuperó de la infección y fue dada de alta. Antes, en el mes de junio, surgió un brote en Badajoz, en la residencial militar Las Gravelinas.

Primeros casos

Desde la aparición de los primeros casos, la dirección general de Salud Pública del SES ha realizado una vigilancia activa ante la posibilidad de nuevos casos, con la correspondiente vigilancia ambiental y estudios en los edificios y lugares frecuentados por los afectados.

«La vigilancia activa que se ha puesto en marcha supone un diagnóstico más exhaustivo en pacientes sintomáticos y, por tanto, la aparición de casos de legionelosis que antes se hubieran diagnosticado como neumonía», afirma el SES en su comunicado en el que indica que se están tomando «las medidas adecuadas» y que no hay motivos de alarma. Explica que la incidencia de la legionelosis es de 1,6 por cien mil habitantes y que su mortalidad es baja. Su desarrollo está asociado a otras patologías, como las respiratorias, el tabaquismo o las defensas bajas.

En todo caso, el consejero de Sanidad de la Junta, José María Vergeles, se reunirá hoy en Mérida con la alcaldesa, Elena Nevado, para informarle de la situación y de posibles intervenciones en materia de control y de análisis de edificios o instalaciones públicas para localizar posibles fuentes de infección.

«Me encontraba mal, con una fiebre muy alta»

Uno de los pacientes que permanece ingresado, en conversación con este periódico, explicó ayer que se encontraba bien y que esperaba recibir el alta en los próximos días. Fue ingresado el lunes, día 26 de septiembre: «me encontraba mal y con una fiebre muy alta», afirma y añade que al día siguiente le diagnosticaron la infección por legionela, con lo que el SES activó un protocolo de vigilancia que incluye la revisión de los lugares y edificios que el paciente haya frecuentado en los últimos días, además de su propio domicilio cacereño. Así, ha dado cuenta de los alojamientos en los que ha estado en tras localidades, durante los quince días anteriores al comienzo de los primeros síntomas de la enfermedad.