Hoy

Javier Martín tras una máscara africana. :: hoy
Javier Martín tras una máscara africana. :: hoy

«África sigue siendo el continente de las enormes injusticias»

  • Esta noche recibe el Premio Germán Ferrero de la Federación de Asociaciones Vecinales de Cáceres

  • Javier Martín Movimiento por la Paz

Nació en 1959 en Segura de Toro, en el Valle del Ambroz. Sus padres eran campesinos y en los años 60 emigraron a Francia. Tenía 5 años cuando dejó los castaños gigantes y el toro de piedra de su pueblo para vivir en los suburbios de París, en Montfermeil, una zona con mucha población inmigrante. Cuando creció conoció mejor los problemas de sus vecinos, e intentó ayudar a solucionarlos trabajando en África con la oenegé Movimiento Extremeño por la Paz. Por su trabajo en esta oenegé, esta noche Javier Martín recibirá, en los jardines del Museo Pedrilla, el Premio Germán Ferrero a la Trayectoria Solidaria y el Compromiso Social, galardón que entrega la Federación de Asociaciones Vecinales de Cáceres.

¿Qué supone para usted este premio?

Es un honor recibir este reconocimiento, porque procede de la sociedad civil, lleva el nombre 'Germán Ferrero', un activista, y lo valoro aún más. No obstante, el trabajo de la sociedad civil, al igual que el trabajo del cooperante, siempre supone un trabajo en común, de varias personas y para varias personas, por ello este reconocimiento debo hacerlo extensivo a todos los miembros de la organización, y a todos aquellos que hacen posible nuestro trabajo.

¿Vive en África?

Desde hace 30 años resido en Segura de Toro con mi familia, pero suelo pasar entre 5 a 6 meses cada año en África, actualmente en Mali.

En el año 2012 le cogió en Mali el golpe de estado. Fue uno de los cooperantes que se quedó allí atrapado. ¿Cómo está ese país ahora?

Intenta avanzar, con muchas dificultades, en el proceso de paz con las tribus del norte. Aquí se mezclan luchas por la independencia de Azawad, territorio del norte (que implica a los touaregs), los grupos extremistas y grupos armados (algunos pertenecientes a Aqmi, que es Alquaeda del Sahel) que se dedican al contrabando de todo tipo, al trafico de armas y droga, y a los secuestros.

¿Qué es Movimiento Extremeño por la Paz?

Es una ONG que nace en 1992. Desde su inicio ha sido puramente Extremeña y totalmente autónoma, pero se enmarcaba en el MPDL (Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad). También formamos parte de la Federación Internacional Pacifista. Hemos intervenido en 40 países del mundo, en los campos de la cooperación al desarrollo y la ayuda humanitaria.

¿Cuándo empezó a trabajar en esta oenegé?

Cuando en plena guerra de Bosnia, un grupo de personas pertenecientes al sindicato agrario UPA, se moviliza para acoger a familias refugiadas que huían de la guerra. En 1993 logramos acoger a 123 personas en diferentes pueblos de Extremadura. Desde entonces creo que he trabajado en más de 30 países y en más de 120 proyectos

¿Cuándo fue su primer contacto con África?

En los Campos de Refugiados Saharauis por 1995, y seguidamente Tanzania, Angola y la zona Massaï cerca de la frontera con Kenia y Camerún.

¿Cómo se puede explicar, en pocas palabras, la realidad de África?

Es difícil en pocas palabras hablar de África. África ante todo no es un país, es un continente con una enorme variedad de pueblos y de culturas. Pero si hay algo que tiene en común toda esa diversidad de pueblos, es seguramente la hospitalidad y el mantener unos principios fuertemente anclados, principios que antes también encontrábamos en nuestras zonas rurales: la hospitalidad, la solidaridad, la palabra dada, la constancia en lucha por salir adelante. África sigue siendo el continente de los enormes contrastes y enormes injusticias, donde más palpables son las desigualdades. Hay enormes tasas de mortalidad, y grandes dificultades para acceder a los servicios más básicos. Aún con el riesgo de simplificar mucho: África sigue siendo expoliada de sus riquezas, ahora por las multinacionales que explotan sus enormes recursos sin dejar beneficios en la población.