Hoy

La crisis de la construcción pasa factura en la actividad

  • La Diputación asegura que la rebaja de las previsiones no afectará a la viabilidad

Las estadísticas por ahora están alejadas de los posibles máximos. Cuando se iniciaron los trabajos de la planta, tras su adjudicación a la UTE que formaron Santano y Sevilla Nevado en Reciclados Cáceres Sur, se llegó a hablar de gestionar unas 100.000 toneladas anuales de residuos. En los primeros ocho meses de 2016 llegaron 15.278. La crisis de la construcción sigue pasando factura

El servicio para eliminación de residuos de la construcción cuenta con una inversión de 5,2 millones. Casi 2,5 millones son financiación pública. El plan de explotación privada de la empresa contempla, según se informó en su día, 2,78 millones.

La cuestión es qué ocurre si las previsiones no se cumplen y no entra la cantidad de material que estaba prevista. El pliego de la concesión establece que la empresa adjudicataria asumirá «todos los gastos de explotación necesarios para el funcionamiento de las instalaciones» durante los 25 años de vigencia. El propio pliego remarca: «La administración no garantiza un nivel de ingresos mínimos. El licitador debe prever los costes que conlleva el cumplimiento de las obligaciones que implica la prestación del servicio».

En la Diputación se aportan los datos del material que ha entrado en la planta y se asume que no son las cifras que se esperaban. Sin embargo, no se cree que esté en juego la viabilidad del proyecto ya que la empresa concesionaria conocía el riesgo que asumía. También se espera que reflote la actividad una vez que además del almacenaje se pueda acometer el tratamiento.