Hoy

El Supremo absuelve a un condenado por abusar de un menor

El Supremo absuelve  a un condenado por  abusar de un menor
  • Había sido sentenciado a cumplir una pena de cuatro años y a indemnizar al joven con 20.000 euros

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha librado de culpa a un hombre condenado en Cáceres, en la Audiencia Provincial, a cumplir cuatro años y un día de prisión y pagar una indemnización de 20.000 euros a su presunta víctima.

Según el relato de los hechos que figuran en la sentencia, el acusado había alquilado en el año 2012 una habitación en una vivienda unifamiliar de Cáceres, en la que vivía una mujer con su hijo menor de edad y la pareja de ella.

El menor estaba permanentemente castigado por la madre, como consecuencia de sus malos resultados en los estudios, y estaba muchas horas en la vivienda, trabando una fuerte amistad con el inquilino. Los dos jugaban al ping-pong en la mesa de la cocina, salían juntos a las inmediaciones para jugar al balón, y cenaban juntos, muchas veces en la habitación del procesado al tener una televisión.

Según la primera sentencia, los dos mantuvieron, «contactos de naturaleza sexual cuyas concretas características y alcance no han sido plenamente acreditados».

El Tribunal Supremo anula la sentencia y absuelve al procesado, al considerar que la condena se ha basado en la declaración del menor, testimonio que las psicólogas que le atendieron consideraron «probablemente increíble y escasamente válida».

Dice el Supremo que el relato del niño no fue espontáneo, que cambió dos veces su versión y que estaba presionado por la madre que quería esclarecer sus sospechas. Explica que de su declaración no se puede determinar, con el necesario grado de aproximación y certidumbre, el nivel de intimidad alcanzado por ambos, e incluso si llegó a materializarse algún contacto físico entre ellos, «imprescidible para poder catalogar los hechos como abuso sexual, lo que ni siquiera se desprende nítidamente del relato de los hechos probados».