Hoy

Denuncian la acumulación de basura en un bloque de pisos de Aldea Moret

vídeo

El presidente de la comunidad del Bloque 1 y detrás la basura que arrojan los vecinos del Bloque 2. :: a.m.

  • Los vecinos del inmueble contiguo comparten el patio de luz que está repleto de desechos, por lo que reclaman la intervención de la Junta

«Esto está dejado de la mano de Dios, nadie te hace caso». Es el lamento y denuncia de Manuel Borrella, presidente de una comunidad inquilinos de viviendas sociales de la calle Ródano, las del Bloque 1, cuyo patio de luz se encuentra repleto de basura, arrojada por los vecinos del inmueble contiguo, el Bloque 2, con el que comparten ese espacio común. El presidente de la comunidad ya no sabe qué hacer para que la propietaria de las viviendas, la Junta de Extremadura, intervenga con la retirada de la basura y la aplicación de las medidas necesarias para que los inquilinos del bloque 2 mantengan el patio y otros espacios en las debidas condiciones.

Son dos bloques diferentes, el 1 y el 2 de la calle Ródano, pero comparten un mismo patio interior, y los residentes de uno y otro inmueble también muestran un comportamiento muy distinto. Mientras que la mitad del patio que corresponde al Bloque 1 está completamente limpia, la de del 2 se encuentra repleta de basura y no es la primera vez que se produce tal acumulación de desechos. En un caso, los vecinos bajan las bolsas a los contenedores del servicio municipal de limpieza, como cualquier ciudadano, mientras que en el otro, la práctica habitual de parte de sus residentes es tirar los desechos directamente al patio de luz.

Hay que tener cuenta que en el Bloque 2 se han producido a los largo de los años ocupaciones ilegal de viviendas y los espacios y servicios comunes han ido padeciendo un deterioro persistente y continuado.

Son dos bloques que forman parte de las promociones de viviendas sociales que tiene la Junta de Extremadura en Aldea Moret. Fueron entregados en régimen de alquiler en 1996. En cada uno de ellos hay 28 pisos, aunque en el Bloque 2 existen varios casas tapiadas tras haber sido desalojadas sus ocupantes por haber accedido a ellas de manear ilegal. La Junta de Extremadura inició en marzo de 2011 los primeros expedientes de desahucio al comprobar la entrada de personas con el método de la patada en la puerta y una falta total de mantenimiento. El Gobierno regional anunció en 2013 una mejora integral de las viviendas y el bloque, con una partida de 102.000 euros, pero la situación de deterioro y acumulación de suciedad continúa. En todo caso, la Junta ha intervenido en varias ocasiones para retirar la basura cuando se han producido denuncias y quejas, como la que ahora expone a HOY Manuel Borrella.

Representante

El representante vecinal explica con orgullo que en su bloque, el 2, los residentes se comportan de manera cívica: «Llevo 18 años de presidente y nosotros no tiramos nada. Nuestra parte del patio se ve impoluto», afirma y contrasta esta situación con la que presenta la mitad de ese mismo patio de luz, la que pertenece a las viviendas del Bloque 2.

La diferencia salta a la vista, de tal manera que los vecinos del Bloque 1 se ven obligado a convivir con una suciedad que no generan y que, sin embargo, les ocasiona molestias por malos olores y riesgo para la salud, por falta de limpieza, según resalta Manuel Borrella, quien se refiere a la presencia de cucarachas y roedores: «hay ratas que son más grandes que mis perros», afirma y recuerda, precisamente, lo que le pasó a la mascota de una vecina, que vive en la última planta: «se cayó su perro desde el sexto pisto al patio de luz y el animal no se hizo absolutamente nada al caer sobre tal cantidad de basura, que haría de colchón». Desde que fueron entregados estos pisos se han producido amontonamientos de suciedad de manea reiterada: «lo venimos denunciando desde hace ya diez o doce años y lo han limpiado varias veces. Lo limpian y luego vuelve a llenarse de basura», afirma al referirse a la intervención de la Junta, la última vez hace un año.

La administración regional es la propietaria de los inmuebles y como tal es responsable de su mantenimiento o de exigir el cuidado debido a los inquilinos. Sin embargo en esta ocasión, parece que la Junta no atiende las llamadas de esta comunidad vecinos, perjudicada por la suciedad que no ellos no generan: «hemos llamado por activa y por pasiva, pero nadie nos hace caso», afirma Borrella, quien insiste en el riesgo para la salud.

Como se recordará, en Aldea Moret, hay un bloque de viviendas sociales en esta misma calle Ródano, el denominado Bloque C, que es paradigma del deterioro y abandono. El inmuebles es propiedad del Ayuntamiento, que lo desalojó y tapió en 2010. Meses antes había tenido que retirar hasta 15 toneladas de basura, con un coste de 5.000 euros.