Hoy

Un palacio con incógnitas y una plazuela que reclama atención

Los problemas de la Plaza de Santiago no se acabarán con la sustitución de los contenedores convencionales por unos soterrados. Los residentes reclaman al Ayuntamiento mayor atención para una zona de paso obligado para todos los peregrinos que recorren el camino de Santiago a su paso por Extremadura.

A las quejas por la abundancia de coches en un recinto histórico y la proliferación de pintadas se ha sumado en las últimas semanas una preocupación compartida por residentes, propietarios de apartamentos turísticos y empresarios con negocios de la zona: la presencia habitual de grupos de personas que beben y duermen en la calle. Muchos de ellos proceden de la Plaza de la Concepción, convertida antes de su última reforma en refugio de toxicómanos e indigentes.

Una gran parte de las esperanzas de la vecindad está puesta en el futuro de un edifico histórico: el Palacio de Godoy. Propiedad de la Junta de Extremadura, se encuentra cerrado desde hace varios años y su exterior deja ver ya signos de deterioro. La administración regional pensó inicialmente que sería un buen lugar para acoger el Conservatorio Oficial de Música. Esta propuesta se desechó. Y, más tarde, se anunció su rehabilitación para acoger la sede de la Escuela Oficial de Idiomas.

La Junta reservó cinco millones de euros del Plan de Infraestructuras Educativas elaborado por el ejecutivo de Monago para rehabilitar el inmueble. Pero tras el cambio de gobierno autonómico este plan ha sido revisado. La actual Consejería de Educación acaba de presentar su nuevo plan de inversiones, que no deja claro el futuro del Palacio de Godoy.

Para la Escuela de Idiomas sólo reserva un millón de euros en lugar de cinco y no aclara cuál será la ubicación. La idea, señalan desde Educación, es mantener reuniones con agentes locales para decidir cuál es el mejor edificio destinado a albergar esta dotación educativa.