Hoy

El Centro Penitenciario, con 366 internos e internas, cuenta con casi 300 conviviendo en módulos de respeto

  • En el acto de celebración de Nuestra Señora de la Mercedn se ha homenajeado a los trabajadores con 25 años de servicio

El Centro Penitenciario de Cáceres, con 366 internos e internas, cuenta con casi 300 conviviendo en módulos de respeto lo que evidencia el carácter "rehabilitador" del sistema penitenciario español, según ha destacado la subdelegada del Gobierno en Cáceres, Jerónima Sayagués, en el acto de celebración de Nuestra Señora de la Merced, en el que se ha homenajeado a los trabajadores con 25 años de servicio.

Sayagués ha manifestado que las Instituciones Penitenciarias españolas son "ejemplo y referencia de un sistema rehabilitador y reintegrador" y señaló a los trabajadores de prisiones como piezas fundamentales en ese logro, porque "sois las personas quienes humanizáis las instituciones", dijo.

Así lo ha manifestado en el acto institucional celebrado este viernes en el complejo cultural San Francisco con motivo de la festividad de la patrona de Instituciones Penitenciarias, en el que han estado presentes, entre otros, la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado; el director del Centro Penitenciario de Cáceres, José Pedro Rejas, y el diputado provincial de Personal, Miguel Salazar.

La subdelegada felicitó a los trabajadores homenajeados por sus 25 años de servicio y señaló que es importante reconocer la labor de "quienes entregan cada día un poco de sí mismos a la ardua tarea de la integración social de las personas que en algún momento, y por diferentes motivos, cayeron en el mundo de la delincuencia".

"España es un país que a diferencia de otros, respeta los derechos humanos y vela por llevar la dignidad máxima a sus instituciones penitenciarias", subrayó en su intervención y añadió que ello es, en parte, porque los trabajadores desempeñan sus funciones bajo el convencimiento de que "todos tenemos derecho a una segunda oportunidad, de aprender a rectificar y de poder volver a hacer una vida normal a pesar de los errores que hayamos cometido".

La subdelegada, que también tuvo palabras de felicitación para el juez de Vigilancia Penitenciaria, Ángel Estévez Jimeno, por la concesión de la Medalla al Mérito Social Penitenciario, aprovechó su intervención para dar voz, a través de una carta, a una interna del centro penitenciario, Lidia Raquel Chozas Granado, que ha contado sus vivencias y resaltó "la solidaridad que se vive dentro de los muros de la prisión".

En su misiva, Lidia agradece la labor de los trabajadores y afirma que para ella "merece la pena este castigo, que tiene recompensas que jamás entenderán quienes nunca pisaron estos lugares". "Pienso, disculpadme todos --dice la interna en su carta-- que hay cosas peores que estar presa entre estos muros; mucho peor es carecer de libertad cuando no hay ni muros ni rejas que nos limiten", informa la Subdelegación del Gobierno en nota de prensa.