Hoy

Fachada principal del Hospital Provincial.:: hoy
Fachada principal del Hospital Provincial.:: hoy

El PP insiste en centralizar los servicios de la Diputación en el Hospital Provincial

  • Propone ceder el edificio de Pintores a la Escuela de Idiomas y el Julián Murillo al Conservatorio

El PP ha registrado una moción para su debate en el Pleno de la Diputación de Cáceres, en la que pide que se constituya una mesa de trabajo para estudiar, con las distintas administraciones implicadas, la futura redistribución de los servicios de institución provincial, que actualmente están repartidos en 18 inmuebles de la capital cacereña, lo que provoca a su juicio que «se dilaten mucho los tiempos a la hora de atender a los ciudadanos y se provoque una descoordinación».

El PP ya se refirió a este asunto el pasado mes de julio. Ayer, su portavoz en la institución provincial, Alfredo Aguilera, indicó que la propuesta surge por el futuro traslado de los servicios del Hospital Nuestra Señora de la Montaña al nuevo hospital de Cáceres. El edificio es propiedad de la Diputación.

«La intención de esta moción es abrir un debate amplio y transparente con todos los agentes involucrados, que directa o indirectamente se podrían ver afectados», resaltó Aguilera, quien aseguró que «lo importante» es que «los ciudadanos se puedan beneficiar de soluciones concretas y se mejore el funcionamiento de la Diputación Provincial».

Otro de los objetivos de la iniciativa «es lograr un ahorro económico, modernizar y centralizar los servicios».

El PP ha elaborado para ello un documento de 28 páginas en el que comienza diciendo que «a pesar de que la situación económica de la Diputación Provincial de Cáceres es buena, entendemos que son muchos los gastos corrientes que se derivan por el gran patrimonio inmobiliario que posee. Un total de 18 inmuebles disgregados en la capital».

Según su propuesta, la Diputación mantendría 10 edificios abiertos: el propio hospital con otros usos administrativos y de gestión política; el Palacio de Carvajal, el complejo cultural San Francisco, la Casa Pereros, las instalaciones deportivas del Cuartillo, el Msueo Casa Pedrilla, el parque de bomberos, el parque móvil y talleres, la sala de arte El Brocense y la Casa Moraga (centro de artesanía).

Y se dejaría sin uso otros ocho: el actual Palacio, el de la Duquesa de Valencia, el anexo al complejo cultural, el Julián Murillo, la Biblioteca Zamora Vicente, el edificio Pintores 10, el edificio de Recaudación y Gestión tributaria y la Escuela de Bellas Artes.

Para ellos propone otros usos. Así, para el Palacio Provincial se plantea aceptar ofertas que pudieran recibirse para convertirlo en hotel; Pintores 10 se cedería para la Escuela Oficial de Idiomas, sin descartar su venta; el antiguo Julián Murillo se cedería también al Conservatorio de Música; y para el Palacio Duquesa de Valencia y la Biblioteca Zamora Vicente se baraja su «enajenación o cesión».

El PP resalta que el documento es «una propuesta sobre la que debatir», aunque insta al equipo de gobierno a que actúe especialmente en lo relativo al futuro del inmueble del actual Hospital Provincial.