Hoy

La presidenta del tribunal juzgada declara que no actuó por inquina

La presidenta del tribunal, María Ángeles L. B. en el juicio. :: cordero
La presidenta del tribunal, María Ángeles L. B. en el juicio. :: cordero
  • Según la acusación pública, ella hizo todo lo posible para que un antiguo compañero no aprobara la oposición al cuerpo de profesores de enseñanza secundaria

No quiso perjudicar al opositor que la recusó. Es lo que ayer declaró en el Juzgado de lo Penal número 1 de Cáceres María de los Ángeles L. B., para quien la fiscal pide dos años y tres meses de prisión por su manera de actuar cuando fue presidenta de un tribunal.

MÁS INFORMACIÓn

Según la acusación pública, ella hizo todo lo posible para que un antiguo compañero no aprobara la oposición al cuerpo de profesores de enseñanza secundaria en la especialidad de Organización y Procesos del Mantenimiento de Vehículos, prueba que se realizó en el año 2010.

María de los Ángeles coincidió con el opositor suspendido en el curso 2006-2007, en el Instituto Emérita Augusta de Mérida. Ella, que es funcionaria de la Junta de Extremadura, profesora con plaza en propiedad, tuvo como jefe de departamento al futuro opositor que entonces era interino. Según se vio ayer en el juicio, el origen de la mala relación entre los dos se debió al deseo de beneficiarse de la posibilidad de tener la última hora del viernes libre. Ella llegó a denunciar que el jefe de Departamento tenía un trato preferencial, de favoritismo, y reconoció que en una reunión le dijo que si no le gustaba la enseñanza que lo dejara. Indicando que se refería a que él es ingeniero agrónomo y puede hacer otro trabajo.

María de los Ángeles declaró ayer que con él no tiene una relación de enemistad o inquina, y que por tanto no había motivos para dejar la presidencia del tribunal cuando él la recusó, al considerar que no iba a ser objetiva.

Indicó ayer que actuó con objetividad cuando le puso la nota más baja al opositor ahora demandante de los cinco miembros que componían el tribunal. La fiscal recordó ayer, sin embargo, que ella le suspendió cuando otros miembros del tribunal alabaron su presentación y le aprobaron con un siete. A la acusación pública también le llamó la atención la manera de puntuarle, porque si al resto de los opositores les había dado una nota con un dígito, o un número con un decimal, a él le otorgó un 4,6667.

María Ángeles es acusada de haber destruido los exámenes para no dejar pruebas de su mal hacer, cuando está prohibido deshacerse de los exámenes. Ayer afirmó que nadie le advirtió que había que guardarlos, indicando que le pesaba mucho no tener los exámenes ahora. «Más que he lamentado yo que se hubieran destruido los exámenes, no lo lamenta nadie», dijo.

Además de la pena de prisión, la fiscal pide una multa de 6.750 euros, seis años de inhabilitación, y que indemnice al opositor con 40.000 euros.

El Supremo ya ha indicado que se tiene que repetir la oposición.