Hoy

Los bomberos del Sepei en una intervención por la zona de la Plaza de Toros de la capital cacereña. :: hoy
Los bomberos del Sepei en una intervención por la zona de la Plaza de Toros de la capital cacereña. :: hoy

Diputación reclama 810.000 euros al Ayuntamiento por el servicio de bomberos

  • Corresponden a una liquidación complementaria de los ejercicios 2014 y 2015 en la que se han encontrado errores de cálculo

Las cuentas no salen y el servicio de extinción de incendios puede suponer una sangría inesperada para el Ayuntamiento. Los cálculos sobre el pago de la aportación correspondiente a los dos últimos ejercicios, 2014 y 2015, no se hicieron correctamente y una 'liquidación complementaria' efectuada por el equipo de Rosario Cordero revela que el Consistorio cacereño debe pagar una cantidad significativa, casi un millón de euros. Exactamente la reclamación se eleva a 810.296,50 euros. Los errores de cómputo por servicios prestados, inversiones, población y otros aspectos, tal y como contempla el convenio entre Diputación y Ayuntamiento, le pueden subir la factura final a la ciudad. La propia alcaldesa firma el escrito de cinco folios que dan forma el recurso de reposición presentado contra la resolución que le obliga a pagar.

El pasado mes de diciembre el Gobierno local ya se había quejado amargamente. «Se ha visto incrementada de manera exponencial respecto a la cuota del presente año y sin ninguna argumentación», decía el Consistorio por una subida en la prestación del servicio que rondaba el medio millón.

«La prevención y extinción de incendios es un servicio básico para todos, pero no se puede actuar de forma unilateral e incrementando costes sin explicación». Era lo que decía entonces el Ayuntamiento. Todavía no sabía que aún se llevaría un susto más, la liquidación complementaria de 2014 y 2015.

«Laureano León fue un gran concejal de Cáceres cuando ejerció como presidente de la Diputación». La frase corresponde al actual vicepresidente y responsable del Sepei, Alfonso Beltrán. Suya es la resolución en la que se comunica a Cáceres ese pago adicional que todavía tiene pendiente. El Consistorio, a través de su responsable de Economía, María Guardiola, no dudó en articular el correspondiente recurso. De acuerdo con los datos que Diputación maneja, en 2014 se dejaron de imputar más de 380.000 euros. En 2015, la diferencia entre la contribución presentada y la que debió realizarse fue aún mayor, por encima de los 400.000.

La explicación tiene que ver con cuestiones relativas a los servicios que se ofrecen, coste de personal, gasto corriente, leasing o inversiones. También, la cifra de población del Instituto Nacional de Estadística (INE) para Cáceres. A la cantidad resultante se le aplica la fórmula que figura en el convenio y de ahí sale el dato final. Y las cifras iniciales fueron erróneas, apunta Diputación. Hay ejemplos concretos. Por ejemplo, en 2014, en el apartado de leasing figuran en los datos iniciales 210.745 euros cuando la cantidad que se debía tener en cuenta era la de 555.947 euros «que aparecía en el presupuesto del Sepei», sostiene Diputación. Sobre la misma se imputa a Cáceres un 27,07 por ciento. El resultado es de 150.484 euros, pero solo hay 57.048.

Lo mismo sucede con el apartado de inversiones de ese año. Diputación cree que, con el convenio en la mano, el Ayuntamiento debe abonar el cien por cien de las que sean inversiones íntegras en el municipio. «Es el caso de la primera fase de la obra del parque de Cáceres y la compra de un vehículo autobomba ligera específica para el acceso a la zona monumental», señalan los informes técnicos en los que se apoya la medida. La cifra se va hasta 340.085,26 euros.

Según esto, la contribución de Cáceres para 2014 se acercaba a los 1,9 millones en lugar de los algo más de 1,48 que se presentaron. Algo similar ocurrió en 2015. En el apartado de leasing se imputaban a Cáceres cero euros. Debían haber sido 101.106. También ocurrió con las inversiones. La segunda fase de la obra del parque de bomberos costó 127.671 euros. Y es imputable al completo a Cáceres. Sobre el resto se aplica un 30 por ciento. Más desajustes.

En el balance final de 2015 se habían comunicado 1,4 millones de contribución al Consistorio. Debieron ser 1,83, según la institución provincial. Mientras el desglose de cifras se sucede, en el Ayuntamiento no dan crédito a una factura que puede provocar un serio revés en las cuentas públicas municipales. Son en total 810.296 euros de una liquidación complementaria con la que no están de acuerdo en el Gobierno de Elena Nevado.