Hoy

El recorte de cuatro líneas de Secundaria y dos de Infantil indigna a la concertada

Medio centenar de profesores se reunieron para aclarar la situación en la que van a quedar tras los recortes de líneas educativas . :: l. c.
Medio centenar de profesores se reunieron para aclarar la situación en la que van a quedar tras los recortes de líneas educativas . :: l. c.
  • Los profesores se plantean llevar a cabo movilizaciones si Educación no reconsidera este plan

«¿Estoy en la calle? ¿Seguiré trabajando?» Esta pregunta está en la cabeza de profesores cacereños de la enseñanza concertada desde que esta semana varios centros se hayan enterado de que la consejería de Educación y Empleo tiene previsto suprimir un total de seis líneas en seis colegios de la provincia, cinco de ellos en la capital y uno en Plasencia. Ayer se llevó a cabo una reunión de profesores con sus representantes sindicales de la USO (Unión Sindical Obrera), para poner en claro la situación de cada uno de los centros afectados. En el colegio San Antonio de Padua se recortará una línea de 3º de ESO, se pasa de tres a dos aulas, en las que se repartirán 60 alumnos. En las Carmelitas se suprime una línea de 4º de la ESO, por lo cual quedan dos líneas para 61 alumnos. En el caso de las Josefinas se prescinde de una línea de 3º de ESO, y quedan 52 alumnos en dos grupos. Al colegio Santísima Trinidad de Plasencia se le recortan 34 horas lectivas en 4º de la ESO, y quedan 47 alumnos en dos aulas.

A Infantil también llegan estos ajustes. El colegio Paideuterion tendrá que quedarse con una de sus dos líneas de tres años. La demanda para este curso fue de 17 plazas de 50 disponibles. En el Sagrado Corazón también eliminan una línea de 3 años. Se quedan con dos de tres, así que los 47 niños matriculados ocuparán dos aulas. Hace cuatro años, en 2012, lograron que Educación les concediera una línea más para tres años para cubrir las 72 plazas que se demandaban.

Según se dijo ayer, el Sagrado Corazón recibirá una unidad extra de Compensatorias y el Nazaret una línea más de 6º de Primaria.

Medidas

La reunión que mantuvieron ayer en el hotel don Manuel sirvió para aclarar la situación y tomar medidas que, tal y como apuntó Javier Montserrat, el secretario de Educación del sindicato, pueden llegar a las «movilizaciones». Lamentan que aún no se haya comunicado de forma oficial la situación en la que van a quedar estos centros, sino a través de Rayuela, la plataforma de comunicación de los colegios. «Las unidades que se pierden cuentan con número más que suficiente de alumnos para arrancar, muchas con niños con necesidades educativas especiales, y con la propuesta que ha hecho la consejería de Educación es prácticamente inviable arrancar en estas circunstancias». Asegura que año tras año la concertada va «un paso para atrás» y teme que esta situación presagie males mayores de cara al año que viene cuando haya que renovar los conciertos que mantiene Educación con estos centros. Montserrat indicó que trata, por un lado, de defender la calidad educativa y la libertad de elección de los padres y por otro, de mantener los puestos de trabajo. En Cáceres ciudad de las nuevas demandas de plazas educativas el 48,2 fueron para la educación pública y el 51,7 por ciento para la concertada.

Según José Manuel Carbonero, secretario general de USO en Extremadura, el miércoles se mantuvo una reunión en Educación en la que se les comunicó que las ratios que con otros gobiernos se concedían para paliar la precariedad de los centros, ahora sólo se concederían «por motivos exclusivamente académicos, pero nunca para mantener el empleo».

La hermana Socorro Fuentes, directora de las Josefinas, lamentó la falta de información y aseguró que «pueden tomar medidas legales» para solventar esa situación.

Por su parte Cristina García, profesora de ESO de Carmelitas, indicó que estar dispuesta «a luchar por los derechos de todos, padres, alumnos y profesores, porque es algo que afecta a todos».