Hoy

¿Quién arregló el campo de fútbol?

Representantes de la asociación vecinal Cáceres el Viejo, que ha acondicionado el campo. :: l. cordero
Representantes de la asociación vecinal Cáceres el Viejo, que ha acondicionado el campo. :: l. cordero
  • El PSOE pregunta si la asociación vecinal Cáceres el Viejo tenía permiso para hacer ella misma una obra en terreno municipal

«¿Pero quién ha arreglado el campo de fútbol?», preguntó ayer a la alcaldesa en el pleno el concejal socialista Andrés Licerán, quien se interesó por lo que constituye un hecho insólito o, al menos, inusual: una asociación de vecinos de Cáceres el Viejo decide por su cuenta intervenir en un terreno municipal para hacer una obra, utilizando incluso una máquina excavadora.

La asociación vecinal, la más antigua del barrio, presidida por Francisco Iglesias, ha llevado a cabo esta semana la llamativa iniciativa: el arreglo del abandonado campo de fútbol del complejo deportivo Ramos Guija, un terreno lleno de maleza que se encontraba inutilizada desde hace años. Iglesias aclaró a HOY que no se trata de ninguna acción reivindicativa ante el Ayuntamiento sino de una iniciativa en favor del barrio, ante el comienzo de las fiestas anuales, que se inician hoy viernes. La asociación vecinal ha llegado a alquilar una máquina excavadora para allanar y desbrozar el terreno.

Máquina

«Ha aparecido una máquina excavadora para hacer arreglos en un terreno municipal y nos gustaría saber si había permiso para eso», requirió a la alcaldesa en el pleno de ayer el concejal socialista Andrés Licerán, a quien Elena Nevado contestó que ella misma ha tenido noticias de esta iniciativa una vez realizada. La alcaldesa reconoció que podía ser motivo de expediente intervenir en un terreno municipal y, además, sin permiso, pero se preguntó si era necesario tomar medidas sancionadoras toda vez que cree «positivo» que haya colectivos vecinales que se «impliquen y colaboren porque la ciudad es cosa de todos».

La alcaldesa resaltó que la asociación no ha ocasionado daño alguno y dijo estar dispuesta a dar una autorización verbal. «La asociación ha querido dar una sorpresa al barrio porque empiezan las fiestas», afirmó para concluir que el hecho «no tiene mayor importancia».