Hoy

«Los suicidios se previenen a través del diálogo, a través de la humanización»

Jimena Basto participa hoy en una charla.
Jimena Basto participa hoy en una charla. / L. Cordero
  • Jimena Basto, Psicóloga

  • Con una charla que ofrece hoy sábado se presenta la asociación cacereña ‘Qué bonita es la vida’ de pacientes de salud mental

La psicóloga Jimena Basto lleva 20 años viviendo en Cáceres. En este tiempo primero estuvo ayudando a gente desesperada en el Teléfono de la Esperanza y, desde hace un año, en el Centro de Escucha San Camilo, en donde doce voluntarios dan su apoyo a personas que viven situaciones de sufrimiento. El Centro tiene su sede en el número 7 de la calle García Plata de Osma, al lado de la iglesia de Fátima, en un piso cedido por el Obispado. Hoy sábado, a las once y media de la mañana, Jimena Basto ofrecerá una charla-coloquio en la Biblioteca de Cáceres con el título ‘El suicidio se puede prevenir’. Es el primer acto que organiza la nueva asociación cacereña ‘Qué bonita es la vida’, formada por familiares y pacientes de salud mental de Extremadura.

-¿Cómo se pueden prevenir los suicidios?

-Los suicidios se previenen a través del dialogo, a través de la humanización. Las relaciones humanas cada vez están perdiendo más su sentido. Los móviles cada vez afectan más a la comunicación. Las familias han perdido la costumbre de reunirse al mediodía y contar los problemas, y las parejas viven de una manera tan acelerada que pocas veces comparten sus cosas. Tenemos una tecnología punta en muchas cosas, pero estamos perdiendo el sentido que nos ayuda a relacionarnos, que nos ayuda a estar en contacto con el otro. Nos quedamos en las palabras y se pierde el tono, se pierde la caricia, se pierde el abrazo. Tenemos que poner mucha atención a eso, porque es lo que hace que las relaciones afectivas tengan un sentido, porque si no no pasamos de ser informadores de datos y de hechos y las relaciones humanas se van banalizando.

-¿De eso va a hablar en la charla?

-Sí, y de que no debe tratarse el suicidio como un tabú, porque esto le puede pasar a cualquier persona. Tenemos que aprender a detectar y asumir herramientas para intervenir en casos de tendencias suicidas; por ejemplo, si alguien quiere tomarse hoy unas pastillas, decirle: «¿y por qué no esperas?, ¿qué más te da hoy o mañana?», y de manera afectiva indicarles que hay tiempo para todo, inclusive para pensar en estas cosas. Muchas veces prevenir el suicidio proviene de cosas muy sencillas, como decir las palabras adecuadas y oportunas o hacer acciones adecuadas, como quitar las pastillas en casas donde vive gente que habla de quitarse la vida.

Lee la entrevista completa en la edición impresa y Kiosko y Más.