Hoy

Después de 15 años, vuelve a la calle Caleros la procesión de la Virgen de Guadalupe

Llegada de la procesión a la ermita del Vaquero. :: armando
Llegada de la procesión a la ermita del Vaquero. :: armando
  • La imagen del siglo XVII fue llevada desde la iglesia de Santiago a la cercana ermita del Vaquero, situada en la calle Caleros

Con vivas a la Virgen de Guadalupe y el himno de España interpretado por la agrupación musical Nuestra Señora de la Misericordia, terminó pasada la una de la tarde de ayer la procesión de la Virgen de Guadalupe, que se ha recuperado después de estar 15 años sin realizarse.

Es una de las procesiones más cortas de Cáceres, pero no por ello exenta de momentos emotivos. Comenzó a las doce y media, al salir la imagen de la iglesia de Santiago a hombros de los fieles, y media hora más tarde ya terminaba tras pasar el desfile por una adornada calle Caleros, con banderines que cruzaban la calle y mantones en los balcones.

La idea de recuperar la procesión es de la Asociación Nuestra Señora de Guadalupe, que ha sido refundada. La vocal Elena Moreno se mostraba satisfecha una vez que el acto había terminado, «queríamos recuperar esta procesión que era muy popular, muy de la calle Caleros, y recuperar la figura de la ermita del Vaquero en nuestra ciudad». Para que esté más tiempo abierta al público, la Asociación quiere hacer un sábado de cada mes una sabatina a la Virgen de Guadalupe.

La imagen es del siglo XVII y fue traída a la ciudad por Juan de Carvajal y Sande, que es quien sufragó las obras de la ermita del Vaquero y quien instauró la imagen de la Virgen de Guadalupe en la ermita, que está levantada sobre la vivienda de Gil Cordero, el pastor al que según la leyenda se le apareció la Virgen de Guadalupe.

Del 30 de agosto al 5 de septiembre en la ermita se rezó el rosario y se celebró la eucaristía. El 6 de septiembre se trasladó la imagen a la iglesia de Santiago en un ambiente festivo con actuación de Mansaborá Folk y degustación de dulces.