Hoy

Aumenta el número de muertos en accidentes de circulación en verano

Aumenta el número de muertos en accidentes de circulación en verano
  • En julio y agosto perdieron la vida cinco personas en las carreteras de la provincia, cuando el verano pasado no hubo víctimas mortales

Este verano ha sido bastante malo en el balance de víctimas por accidentes de tráfico en la provincia de Cáceres. Si el año pasado en julio y agosto no hubo muertos, este año ha habido que lamentar cinco fallecidos. Llama la atención que el verano de 2015, en donde no se registraron fallecidos, hubo más accidentes con víctimas: 82, frente a los 70 del último verano. Si en julio y agosto de 2015 hubo 0 fallecidos, 8 heridos graves y 109 heridos leves; en julio y agosto de 2016 se contabilizaron 5 fallecidos, 10 heridos graves y 89 heridos leves.

El balance de este verano recuerda el de 2012 en el que hubo otros cinco fallecidos. Después de ese año la cifra bajó a una víctima en 2013 y otra en el 2014, llegando al dato satisfactorio de 0 muertes en 2015, año en que se registraron cuatro meses seguidos sin víctimas mortales, algo que es difícil que se vuelva a repetir.

Antes del 2012 las carreteras de Cáceres aportaron más dramas en verano. Hace diez años, en 2006 hubo 8 muertos, igual cifra que en 2008 y 2011; en el verano de 2009 se lamentó la muerte de nueve personas, 6 en el 2010 y 4 en julio y agosto de 2007.

Una de las cinco muertes de este verano causó un gran pesar, ya que se trato de una niña de 21 meses, que perdió la vida al ser arrollada por su madre. Ocurrió en la localidad de Ahigal, municipio de 1.500 habitantes, en la comarca de Tierras de Granadilla. A las diez de la mañana del 20 de julio una vecina estaba haciendo maniobras con su coche en la calle Real, para sacarlo del garaje. Al dar marcha atrás no se dio cuenta de que estaba su hija, a la que atropelló. La niña fue llevada urgentemente al centro de salud de Ahigal. Hasta allí se desplazó una unidad medicalizada de Caminomorisco y un helicóptero del 112, pero no pudieron hacer nada por salvar la vida.

Hacía tres meses que en Extremadura había ocurrido un suceso similar, cuando una niña de 18 meses también resultó muerta al ser atropellada accidentalmente en una finca de Guareña en una celebración familiar.

Entre las cinco víctimas mortales de este verano también hubo que lamentar la muerte de una menor, una niña de 11 años. Perdió la vida en un accidente que ocurrió a las tres y media de la madrugada del 29 de julio, en la autovía A-66, en el termino municipal de Casar de Cáceres. En el coche, que se salió de la carretera, también viajaba una niña de 5 años que sufrió heridas, al igual que la conductora de 31 años y una pasajera de 68 años.

Atropello mortal

Ese mismo día había ocurrido un atropello mortal en el término municipal de Valencia de Alcántara, a dos kilómetros de Portugal, perdiendo la vida un hombre de 75 años. Ocurrió a las diez de la noche, cuando este hombre estaba paseando por la carretera con otros tres amigos. Se quedó rezagado para saludar a unos conocidos y cuando volvió a iniciar el paseo por la carretera fue arrollado por un vehículo.

Este tipo de accidentes mortales no son raros en Extremadura, en donde en los pueblos acostumbran a pasear por la carretera al anochecer.

El 15 de agosto, a las cuatro y media de la madrugada, un joven de 28 años, natural de Casar de Cáceres, perdió la vida en un accidente de tráfico cerca de Malpartida de Cáceres, en el cruce de la Nacional 521 con la EX-207. El coche en el que viajaba se salió de la vía y dio varias vueltas tras impactar con una zona de hormigón.

A nivel nacional también se ha visto un repunte de muertos en la carretera este verano. Julio y agosto sumaron 239 fallecidos, 14 más que en el 2015.

La Dirección General de Tráfico ya advirtió, a principios de verano de esta posibilidad, ya que habría más coches viajando por las carreteras de España que en el 2015. Anunció 84 millones de viajes por carretera a los largo del mes de julio y agosto, 2,5 millones más que en los mismos meses de 2015. Señalaba que este aumento de viajes era debido al final de la crisis económica.