Hoy

En el año 2015 se atendieron 1.444 partos en el área de salud de Cáceres. :: jorge rey
En el año 2015 se atendieron 1.444 partos en el área de salud de Cáceres. :: jorge rey

Tres de cada diez mujeres dan a luz por césarea en Cáceres

  • La tasa creció un 3,5 por ciento durante el pasado año en el área de salud, donde hubo 1.444 partos

«Mi cesárea era totalmente necesaria y me lo explicaron después», explica Margarita, que dio a luz a su segunda hija, Isabel, en el hospital San Pedro de Alcántara en noviembre de 2013. El parto de su hija mayor, tres años antes, había sido natural, pero las circunstancias hicieron necesaria esa intervención.

Ana, madre también de dos hijos, dio a luz por cesárea en el caso de su hijo mayor, en 2012. «El niño estaba colocado en una posición que impedía el parto vaginal (sentado) y no se daba la vuelta». Su segunda hija nació sin necesidad de cesárea en 2013, en un parto sin ninguna complicación y con anestesia epidural. Ana tampoco duda de que la cesárea fue necesaria. «Me dijeron que había riesgos para el bebé y para mí, por lo cual no me lo pensé».

Diferente es el caso de Beatriz, que relata su larguísimo parto en enero de 2012. «Fui víctima de protocolos obsoletos». Tras inducírsele el parto y aplicarle epidural «bajo coacción» explica que fue sedada y que después la dilatación paró. «Fue una cesárea necesaria tras inducción innecesaria y tratamiento del parto inaceptable». Además, lamenta que la tuvieron 44 horas sin ingerir alimentos.

El número de cesáreas aumentó el pasado año en el área de salud de Cáceres en un 3,5%, respecto a 2014, situándose en un 30,1%, una tasa considerablemente superior a la media nacional, que fue del 25,25% en 2015. A lo largo del año pasado se atendieron en área de salud de Cáceres un total de 1.444 partos, de los cuales 435 acabaron en cesárea. El año anterior fueron 1.430 mujeres las que dieron a luz en el hospital cacereño, de las cuales 381 fueron intervenidas con cesárea. El Servicio Extremeño de Salud (SES) proporciona estos datos.

Este aumento del número de las cesáreas realizadas en Cáceres va en consonancia con lo que ha sucedido en el resto de la región, en donde el porcentaje pasó de un 28,3% en 2014 al 29,02 en 2015. El año pasado las cifras regionales fueron ligeramente más bajas que las de Cáceres, aunque en 2014 fueron un poco más altas, ya que en Cáceres el porcentaje alcanzó ese año el 26,6%. La cifra varía poco de la capital a todo el ámbito de la comunidad. Si analizamos los números echando la vista atrás vemos que no hay demasiados cambios, ya que desde 2005 el porcentaje ha ido oscilado entre el 28 y el 31%.

A la cabeza

¿Son demasiadas cesáreas? La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene un porcentaje recomendado que queda muy lejos de las cifras españolas. Esta entidad global aconseja que no se supere el 10-15%. Apunta a que se deben llevar a cabo solo las que sean «necesarias», teniendo en cuenta que la intervención puede «afectar a la salud de la madre y del neonato».

Según las cifras del Ministerio de Sanidad, Extremadura está entre las comunidades autónomas que más cesáreas realiza, junto a la Comunidad Valenciana. El País Vasco suele acercarse a la cifra deseada por la OMS.

Manuel Galindo es el jefe de servicio de Ginecología del hospital de Mérida. Da a entender que la utilización de estos datos no incluyen ciertas particularidades como que hospitales como el de Cáceres, Mérida o Badajoz recogen los casos más «complicados» que se dan en la comunidad, como los de partos múltiples o prematuros. Los servicios de Neonatología se encuentran en hospitales de mayor tamaño en los que hay mayores garantías de que el recién nacido va a salir adelante. El aumento de la edad de las madres y del uso de las técnicas de reproducción asistida también ha hecho crecer el número de cesáreas. «Por mi experiencia como médico rural creo que también puede afectar la dispersión territorial, no es lo mismo desplazarte que tener un hospital al lado».

Bienestar

«El fin de una cesárea es procurar garantizar el resultado del bienestar de la madre y del futuro recién nacido», subraya. Galindo distingue entre las intervenciones que se programan de antemano (por causas de la madre, del feto o de la placenta) o las cesáreas urgentes, que se llevan a cabo durante el desarrollo del parto por distintas situaciones que pueden plantearse. Este facultativo apunta que es «una técnica que se hace todos los días y que está recomendada por todas las sociedades ginecológicas y obstétricas del mundo». A pesar de ello, recuerda que «no hay que minimizar en ningún caso los riesgos de ninguna intervención, toda intervención tiene su importancia».

La asociación 'El Parto es nuestro' reúne a mujeres que sensibilizan sobre una mayor humanización de los partos. Es una agrupación nacional con grupos en diferentes puntos de España, también aquí. En su blog lamentan que el número de cesáreas en España sea alto. «Los motivos que han llevado a esta situación son variados: comodidad, miedo a las demandas, impericia, prisas, dinero». Apuntan a que no se informa a la mujer de todas las implicaciones que tiene. Consideran que la operación de la cesárea «es un gran avance que salva vidas», pero lamentan «su abuso».