Hoy

Cáceres dispone de 600 plazas de alojamiento para estudiantes

Fachada principal del colegio mayor Francisco de Sande, en la Ciudad Monumental. :: lorenzo cordero
Fachada principal del colegio mayor Francisco de Sande, en la Ciudad Monumental. :: lorenzo cordero
  • El precio va desde los 385 euros de las residencias de la Junta a los 625 del colegio mayor San José

La ciudad cuenta con una oferta específica de alojamientos destinados a los estudiantes de la Universidad de Extremadura, que se ha convetido en una fuente más de ingresos para Cáceres. Más allá de los pisos compartidos, opción muy extendida entre los universitarios veteranos, está la posibilidad de alojarse en las residencias que salpican el callejero o en el colegio mayor San José. La principal ventaja que encontrarán los estudiantes en estos alojamientos es que no tendrán que preocuparse de las comidas porque vienen incluidas en el precio. Eso sí, las tarifas son superiores a las de que tener una habitación de un piso. Los precios oscilan entre los 385 euros mensuales de las dos residencias que la Junta tiene en la ciudad hasta los 625 euros del colegio mayor San José cobra por sus habituaciones individuales. Tiene piscina.

La oferta actual de la ciudad supera las 600 plazas. No son muchas teniendo en cuanta la cifra de universitarios: 8.900 alumnos matriculados durante el pasado curso en el campus cacereño, de lo que casi 7.000 procedían de fuera de la capital.

290 plazas suman las residencias dependientes de la administración regional, todas ellas en habitaciones dobles. La Muñoz Torrero tiene capacidad para 170 universitarios, y en Roso de Luna caben 120 en apartamentos de doce personas.

Tienen el precio más competitivo de la ciudad, aunque no abren durante el periodo extraordinario de exámenes, lo que obliga a sus usuarios a buscarse un alojamiento alternativo para afrontar las pruebas de recuperación si las necesitan.

Dentro de la oferta pública también hay que incluir los apartamentos del campus universitario. En este caso dependen del Ayuntamiento. Ofrecen un total de 112 plazas y el plazo para presentar las solicitudes finaliza el próximo 8 de agosto. En este caso, los usuarios pagan una cuota mensual de 120 euros, pero no está incluido el gasto de la luz, ni de agua, y otra hándicap es su lejanía del casco urbano. Una empresa adjudicataria se encarga de la manutención y la limpieza de los apartamentos, un coste que el alumno debe asumir al margen de la cuota del alquiler.

Por su parte, el colegio mayor San José cuenta con 130 plazas repartidas en habitaciones dobles e individuales. La doble cuesta 509 euros y la individual 625. A diferencia de las residencias de la Junta este centro permanece abierto durante el periodo extraordinario de exámenes.

En estos momentos, aprovechando las vacaciones estivales, está siendo sometido a obras de mejora. Se van a renovar los baños de las habitaciones y se va a crear un acceso directo al salón de actos desde el hall de entrada. El plazo de solicitud permanece abierto hasta septiembre, aunque el centro ya está realizando entrevistas a los aspirantes. El colegio depende de la Fundación Bancaria Caja Extremadura.

El otro colegio mayor de la ciudad, el Francisco de Sande, fue cerrado hace dos cursos por el PP cuando gobernaba la Diputación. El nuevo equipo de gobierno se propone renovarlo y reabrirlo para seguir dando servicio a los universitarios. PP y Ciudadanos, que se abstuvo, dieron luz verde el pasado jueves a una moción en el ayuntamiento pidiendo a la institución provincial que dé otro uso al palacio de Pereros en lugar de residencia universitaria.

En la Plaza del Duque se ubica la residencia Cristo Rey. Es femenina y está atendida por religiosas. Cuenta con 43 habitaciones individuales y su precio oscila entre los 525 y los 575 euros mensuales. El plazo de matrícula se encuentra abierto hasta completar todas las plazas.

A estas residencias de mayor capacidad hay que añadir otras más modestas que también viven de los universitarios. El régimen de pensión completa en la residencia Zurbarán, ubicada en la calle Roso de Luna, cuesta 575 euros. Dispone de 12 habitaciones individuales. La mitad ya están reservadas.

La calle Margallo cuenta con varios alojamientos para estudiantes. Los Arcos dispone de 20 plazas individuales y Trajano, de 18. La residencia Belén, en obispo Jesús Domínguez, oferta 11 plazas. El precio oscila entre los 425 y los 475 euros.

Mientras tanto, el alquiler de un piso compartido suele ser la opción más económica. El precio de una habitación en la avenida de Antonio Hurtado, por ejemplo, cuesta 140 euros.