Hoy

Cáceres contará con cuatro puntos limpios para dejar escombros

Imagen del vertedero controlado de Aldea Moret, en la antigua cantera de Balpia, ya clausurado. :: l.c.
Imagen del vertedero controlado de Aldea Moret, en la antigua cantera de Balpia, ya clausurado. :: l.c.
  • Con la reciente apertura de la nueva planta de residuos de la N-630, el Ayuntamiento ha clausurado el vertedero de la cantera de Balpia

Ya no habrá excusas para tirar en cualquier descampado los restos de una pequeña obra de reforma en el hogar. Para estos casos, no para los residuos de las construcciones grandes, la ciudad contará con cuatro puntos limpios distribuidos por distintos barrios, en los que se podrán depositar escombros sin necesidad de trasladarlos a la nueva planta de residuos abierta por la Diputación en el kilómetro de 546 de la N-630, frente al Centro de Conservación de Carreteras. Con la puesta en marcha de esta planta, desaparece el vertedero controlado de Aldea Moret, el de la antigua cantera de Balpia, tras casi 15 años de funcionamiento.

Los cuatro puntos limpios se ubicarán en la Mejostilla, Macondo, Valdesalor y Espíritu Santo, en terrenos que habilitará el Ayuntamiento para tal fin. Reservará en sus presupuestos económicos de 2016 una partida de 40.000 euros para el acondicionamiento de estos terrenos municipales en los que se permitirá el acopio de desechos de obras menores, como ladrillos, azulejos, plaquetas, etcétera, según informó ayer en la comisión municipal de Fomento la concejala de Grandes Infraestructuras y Medio Ambiente, Montaña Jiménez.

«Lo que se pretende es que estos pequeños productores de residuos, cuando realicen una obra menor, tengan un lugar en el que depositar los residuos para que, posteriormente, el Ayuntamiento se ocupe de su tratamiento», explica la concejala, quien resalta que con la habilitación de los puntos limpios se trata de evitar que este material de desecho «se deposite en lugares no autorizados y se acumule por los distintos barrios de la ciudad, con lo que eso puede suponer para la imagen de un destino Patrimonio de la Humanidad y también para la salubridad».

Concejala

La responsable de Medio Ambiente insiste en que estos cuatro puntos limpios «son para que los pequeños productores puedan dejar sus residuos, no para restos de grandes dimensiones, que deben ser tratados en la planta de reciclaje».

Precisamente, esta planta ha sido abierta recientemente. Se encuentra a las afueras de Cáceres, en el kilómetro 546 de la N-630, frente al Centro de Conservación de Carreteras. Es una planta de tratamiento de residuos de construcción y demolición, RCD, financiada por la Diputación provincial, que adjudicó a una empresa la construcción del centro de residuos así como su gestión por 25 años. De ello se encarga, la sociedad Reciclados Cáceres Sur, formada por Santano Obras y Suministros y Sebastián Sevilla Nevado. La construcción de la planta costó más de 5,2 millones de euros. El programa de reciclaje de residuos de construcción puesto en marcha por la Diputación cuenta con otra planta en la zona norte de la provincia, en Plasencia, y el objetivo es acabar de una vez con las escombreras ilegales en lugares no autorizados para los vertidos.

La apertura del centro de residuos de la zona sur, el de Cáceres, ha supuesto el cierre definitivo del vertedero controlado de Aldea Moret, el de la antigua cantera de Balpia, La Labradora. Fue abierto por el Ayuntamiento en febrero de 2001, con una empresa concesionaria, Santano, que ahora, una vez clausurado, debe llevar a cabo el sellado y un proceso de revegetación de los taludes para evitar el impacto visual y ambiental. Durante casi 15 años, el hueco de la antigua cantera ha sido llenado con restos de obras. Su apertura también tenía como objetivo poner fin a la proliferación de vertidos ilegales.