Hoy

«En la música me lo juego todo a una carta»

Chloé Bird presenta su segundo disco, el más ambicioso de su carrera. :: j. rey
Chloé Bird presenta su segundo disco, el más ambicioso de su carrera. :: j. rey
  • La cantautora presenta el próximo día 5 en el Gran Teatro su segundo disco, con nueve temas, e inicia gira junto a siete músicos

  • Chloé Bird Cantautora

Hace tres años, en una entrevista que publicaba este mismo diario, Chloé Bird (Cáceres, 1991), aseguraba que le apetecía viajar. Irse. No es que la ciudad haya cambiado mucho, ni las opciones ni horizontes que ofrece, pero para esta música ya no es prioritario ese cambio de rumbo. «Soy más realista, y lo que hay fuera no es siempre lo mejor», asegura. Hay cosas que no han cambiado desde ese encuentro de 2012, como la madurez que destila al hablar y la impresión de que tiene las ideas claras. Eso y su té verde, que le acompaña durante la entrevista en un restaurante del centro, frente al Gran Teatro, en donde el próximo jueves 5 de noviembre presentará su segundo disco, 'The Darkest Corners of my soul' ('Los rincones más oscuros de mi alma'). Esta cita, a las 21,00 horas, está incluida en el programa del festival Cáceres Pop Art y la entrada es gratuita.

Ya están en la calle los 1.000 cedés que esta autora ha producido sin ayuda pública, arriesgando su capital. «Sé que es una locura sacar un disco, es un trocito de mí y da mucho miedo, pero merece la pena, tú puedes tener muchas canciones, pero cuando las agrupas en un disco todo se hace más real, aunque lo que más me gusta es dar conciertos». Hay nueve temas en este trabajo, la mayoría de ellos en inglés, aunque también hay una canción en francés y otra en español, por primera vez. Trilingüismo para un trabajo «conceptual, con una temática y unos arreglos que unen a todos los temas».

Funde lo más clásico con sonidos más actuales. Su piano, que toca desde los cinco años y es el instrumento que estudió en el Conservatorio, suena en la mayoría de las canciones. Cuenta con una sección de cuerdas que, según afirma ella misma, le da un toque «muy especial». También tiene un poco de electrónica.

Algo más de un año gestándose y letras que van fundamentalmente de amor y desamor, «el 90% de la música va de eso, y creo que me quedo corta», calibra. Es un trabajo que va «de la oscuridad a la luz» y que aborda «distintos estados de ánimo».

Madurez y ruptura

Ella misma define al disco como de madurez y de ruptura. Dice que poco a poco va acercándose a lo que ella quiere. También cree que es más internacional, y que puede tener su sitio. Su primer tema lanzado a la red, 'Fade' ('Desvanecerse'), suena oscuro, con su voz profunda y todos los ingredientes musicales que forman el ADN de este disco. Este tema en concreto aborda la enfermedad del Alzhéimer. «Es una lucha contra uno mismo, que casi siempre nos lo planteamos desde el punto de vista de la familia pero pocas veces nos metemos en la piel del enfermo y de qué siente en esos momentos de lucidez, pero también se puede interpretar como una historia de desamor, desaparece una relación igual que desaparecemos nosotros, pero no me gusta dar muchas explicaciones sobre las letras, que cada cual las interprete como quiera».

Disciplinada, enfoca su dedicación a la música de una forma totalmente profesional. «Ahora es mi apuesta, estoy jugándomelo todo a una carta y espero que funcione, cuando algo apasiona hay que intentarlo por todos los medios, no tengo miedo, no sueño con la fama, solo quiero vivir dignamente de mi trabajo, hay grupos a los que ahora les va muy bien, como Vetusta Morla, y llevaban once años comiéndose los mocos». Reconoce que hay una parte de su trabajo que le cuesta. «Crear y vender para mí son cosas incompatibles, soy muy mala empresaria».

Las cosas le han ido bien a Chloé en los últimos tiempos. Ha participado en Womad Cáceres, lo que le llevó a la edición inglesa de Charlton Park, un momento mágico que quedó reflejado en el documental 'El vuelo de Chloé'. También ha actuado en Contempopránea y conoce prácticamente todos los rincones de la región. Ahora se plantea «romper esa frontera invisible tan difícil».