Hoy

Los 'Caminos de Sefarad' hacen parada en Cáceres

fotogalería

La ermita de San Antonio, en el solar de la antigua sinagoga, es uno de los reclamos de la judería. :: J. rey
  • Con el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural del barrio judío aún en curso, la ciudad asume hasta diciembre la presidencia de la Red de Juderías

Los Caminos de Sefarad hacen parada en Cáceres, concretamente hasta el próximo mes de diciembre. Desde ayer y hasta entonces la capital ostentará la presidencia rotatoria de seis meses de la Red de Juderías de España, un colectivo sin ánimo de lucro que aglutina a 24 municipios de todo el país y que pretende defender el patrimonio del legado judío.

Lo anunció ayer la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, en comparecencia conjunta con Lluís Guinó, alcalde del municipio gerundense de Besalú, localidad que acaba de traspasar la presidencia del colectivo. En total son 24 las ciudades que conforman un colectivo creado en 1995 con ocho municipios; Cáceres es una de las fundadoras.

La capital acogerá en noviembre una asamblea general de alcaldes para fijar acciones conjuntas y decidir presupuestos. A juicio de Nevado, se trata de «seguir apostando por la difusión de la imagen y la cultura judía, así como de incidir en la promoción de la gastronomía y el turismo», atendiendo de forma especial al sello de calidad Rasgo, propio de la red.

Entre los objetivos de la presidencia cacereña se encuentra el fortalecimiento de soportes multimedia. El colectivo cuenta ya con algunos, como es el caso de la aplicación móvil 'Caminos de Sefarad', que puede descargarse en Google Play.

El próximo día 14 septiembre se celebrará la XV Jornada Europea de la Cultura Judía, que este año girará en torno a la temática de 'Mujeres en el judaísmo' y que tendrá lugar en las ciudades pertenecientes a una red en la que coexisten grandes capitales como Barcelona y Córdoba y municipios más pequeños pero con gran legado judío, como es el caso de Monforte de Lemos (Lugo), Tarazona (Zaragoza) o la propia Besalú (Gerona), así como el municipio cacereño de Hervás y Plasencia. En el caso de Cáceres, la jornada contempla unas jornadas gastronómicas en el Parador de Turismo, puertas abiertas en lugares emblemáticos del pasado judío y visitas guiadas a las juderías vieja y nueva.

Según indicó la alcaldesa, la labor de promoción turística ha desembocado en un aumento de turistas con origen judío, «sobre todo de países como Estados Unidos o Argentina», algo que también evidenció el alcalde catalán.

«El barrio se ve muy lindo y está bien conservado», aseguraba ayer a este diario Judith Biaña, turista mexicana de paseo por la zona.

Por su parte, Josefa Tizón, vecina de la judería, indicaba que «se nota la afluencia de turistas. Es un barrio tranquilo para vivir, pero hay algunos problemas con los coches, ya que muchas veces invaden la acera y no dejan espacio».

La judería vieja constituye un espacio dentro del conjunto histórico de Cáceres, por lo que cuenta con la protección del Plan Especial vigente. Asimismo, el barrio judío también pertenece a la zona de protección reconocida por la Unesco en su declaración de 'Cáceres, Patrimonio de la Humanidad'.

No obstante, el Consistorio cacereño inició en 2012 los trámites para que la judería sea declarada Bien de Interés Cultural (BIC), el principal sello de protección que la Junta de Extremadura concede a los monumentos y conjuntos históricos. A día de hoy, según informa a este diario la Consejería de Educación y Cultura, dicho expediente «aún está en trámite, siendo objeto de valoración por parte de los servicios técnicos, por lo que todavía no hay una resolución sobre el mismo».

Además de la judería vieja, existe la nueva, situada en el entorno del Palacio de la Isla, con placas identificativas desde 2010.