Hoy

Juan José Ruiz con el certificado de su solicitud del Sepe. :: M. NÚÑEZ
Juan José Ruiz con el certificado de su solicitud del Sepe. :: M. NÚÑEZ

Un profesor en paro denuncia al Sepe por «trato homófobo»

  • En el certificado de la solicitud de prestación, el funcionario de la oficina de empleo le puso que vivía en la calle 'Marica'

En un primer momento, su asombro e incredulidad le llevaron incluso a intentar comprobar si en el callejero de la capital cacereña hay alguna vía o plaza que se llame 'Marica', pero no encontró tal denominación. Así, Juan José Ruiz Estévez, cacereño, gay de 47 años, profesor actualmente en paro, no tuvo dudas: había sido víctima de un trata vejatorio que destila homofobia por todos los lados. Es lo que piensa que le ha sucedido en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) de la avenida de la Hispanidad y está dispuesto a llevar el caso a la justicia para denunciar tanto al organismo estatal como al funcionario que dejó escrito en el certificado de su solicitud de prestación que su dirección está ubicada en la plaza 'Marica' de Cáceres, cuando en realidad vive en la Plaza Don Quijote.

«Es una actitud atentatoria y homófoba», explica a este periódico Juan José Ruiz mientras exhibe el certificado de su solicitud de prestación, en el que aparecen todos sus datos, con su nombre y apellidos de manera correcta, pero con la salvedad del apartado reservada para consignar el domicilio del peticionario, donde se puede leer claramente la palabra 'Marica'.

Este cacereño, diplomado en Magisterio y licenciado en Historia por la Universidad de Extremadura, ha trabajado los últimos ocho meses como monitor de actividades extraescolares y hace unos días pasó a situación de desempleado, por lo que acudió a la oficina del Sepe para tramitar la correspondiente solicitud de prestación contributiva. Allí encontró un «tono guasón» en uno de los funcionarios que le atendió, precisamente el que rellenó su solicitud. Juan José reconoce su condición de gay y que la exteriorización de la misma puede convertirle en blanco de comentarios ofensivos, un comportamiento que rechaza y que es el que ha recibido del funcionario de la oficina de empleo. Sucedió el pasado día 2 de junio, cuando acudió al organismo, pero ha sido hace unos días cuando se ha dado cuenta de que aparecía el inapropiado nombre de la plaza al ir a otra entidad a realizar una gestión para la que necesitaba presentar el documento del Sepe. Desde ese momento se ha sentido muy agobiado hasta el punto de sufrir ataques de ansiedad: «me pusieron ese nombre de la calle para burlarse de mí», afirma y señala que el lunes acudió a la oficina de empleo para pedir explicaciones, aunque asegura no haber encontrado una justificación convincente ni haber recibido disculpas.

Según su relato, el director de la oficina le informó de que podía presentar una queja y para ello recogió una hoja de reclamaciones, aunque insiste en que piensa llevar el caso hasta la denuncia judicial si es necesario. No obstante, matiza que no hubiera dado este paso de denunciar públicamente lo que la ha sucedido si le hubieran pedido disculpas y alguien hubiera reconocido el error.

Sin embargo, Luis Miguel García, el director provincial del Sepe, organismo que depende del Gobierno central, del Ministerio de Empleo, sí ofrece públicamente «las máximas disculpas» al usuario afectado: «le pido perdón por no haber ofrecido el servicio de calidad que requieren los ciudadanos», afirma y añade que ha recabado información de lo sucedido en la oficina, donde le aseguran que se ha tratado de un «error», de una confusión de nombres, con la Plaza de 'América' que ha acabado en Plaza 'Marica'. Indica que en la oficina le pidieron disculpas al usuario, aunque él, como director provincial, se siente responsable de sus empleados, por lo que insiste en expresar su pesar por lo sucedido y le reitera su solicitud excusas y perdón al usuario si se ha sentido ofendido. La misma disculpa ha pedido a la fundación Triángulo, que defiende a las personas gais.